TEMBLOR EN VÍSPERAS

|

Lo niegan, pero con la boca pequeña. No hay más que repasar el tono y el verbo desplegado durante las fracasadas sesiones de investidura para saber que PP y Podemos quieren repetir las elecciones. No es el caso del PSOE y de C’s. Hemos visto que a la aritmética parlamentaria le faltan números y pactos y le sobran arrogancias. Las viejas y las nuevas. Rajoy sigue empeñado en perseguir un imposible: la “gran coalición” con el PSOE y Ciudadanos.
Iglesias acaricia el sueño de Lenin a bordo del Tren de Finlandia. Para ellos el pasado es prólogo. Pero hay que contar con los votantes. Los sociólogos que auscultan el futuro por cuenta del PP están ofreciendo una conjetura según la cual un porcentaje significativo de los votantes que hastiados de tantos casos de corrupción se pasaron a Ciudadanos el pasado 20D, ahora, podrían volver a apoyar al Partido Popular  visto el pacto firmado por Rivera con Pedro Sánchez. Es una hipótesis muy atractiva que según mis fuentes ha sido “comprada” rápidamente por la dirección del PP desconcertada como está por el tono acre seguido durante el debate por el líder de Ciudadanos, un partido en el que siempre habían creído que podrían encontrar una muleta para los tiempos difíciles.
Por su parte, a Pablo Iglesias, instalado en la cumbre desde la que predica, parece ser que lo que envenena sus sueños es un estudio demoscópico que concluye que si Podemos acude a las próximas elecciones aliado con Izquierda Unida los 922.558 obtenidos por la formación que lidera Alberto Garzón (el grueso de ellos en Andalucía) podrían traducirse en 15 escaños más que sumar a los 69 con los que cree que seguiría contando. 
El sueño de Iglesias tiene una segunda parte, en esa hipotética nueva llamada a las urnas, el PSOE no crecería. Más o menos se quedaría como está, con alrededor de 90 escaños. Es decir que al despertar del sueño, Iglesias vería cumplido el gran objetivo estratégico tras la fulgurante irrupción de Podemos en la vida política española: superar al PSOE convirtiéndose en el partido hegemónico de la izquierda. 
Todo está en el aire, los sociólogos, gurús en alza, han conseguido instalar tanto en el PP como en Podemos, lo que podríamos llamar, un temblor de vísperas. 
Sueñan con el domingo 26 de junio, día de San Pelayo en el que también se recuerda a San Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. La vida es el río que nos lleva y todo se mezcla

TEMBLOR EN VÍSPERAS