Entre todos

|

Una vez se supere, dentro de lo posible, la emergencia  sanitaria hay que ponerse las pilas para enfrentarse a la crisis social y económica. Desde luego, no desde el sofá de casa o desde la terraza de un bar, sino tomando parte activa en la vida social y política del país. 

Hay que perder el miedo, dejar a un lado lo anecdótico y los partidismos para reivindicar, proponer y trabajar para que nadie se quede en la miseria y para que nuestros hijos y nietos puedan disfrutar de un futuro más solidario, inclusivo y con Justicia Social. 

De la crisis social y económica tenemos que salir entre todos, dejando a un lado la negatividad y el culpabilizarnos por nuestra situación personal y familiar. Tenemos derechos y deberes, para exigirlos y cumplamos  como ciudadanos libres. Combatamos la corrupción y a los políticos incompetentes; luchemos por la justicia tributaria y contra los paraísos fiscales; veamos al país como algo nuestro y no sólo de unos pocos privilegiados. 

También seamos fieles a nuestras ideas y principios: ahora y después. No vale de nada que nos quejemos por nuestra precariedad o difícil situación laboral o económica y luego, si llegamos a superarla, nos olvidemos de los demás. Tenemos que ser más empáticos y solidarios. 
Entre todos, seguro que es posible afrontar la situación de dificultad que se nos avecina. No podemos seguir quejándonos sin más, tomemos la iniciativa y luchemos por lo que es nuestro, por lo que es de todos.

Entre todos