El fino olfato frente a la palabra con halitosis

|

A Anna Gabriel, la dirigente de la CUP que impuso en Cataluña la moda de cortarse el pelo al estilo de las nekanes, se le va mucho la olla. Evidentemente por eso pertenece a la CUP, donde lo de perder la cabeza no es una exclusiva suya, sino que se ha socializado entre todos los militantes. Así han llegado a lanzar una campaña contra el “manspreading” –sentarse en el autobús con las piernas abiertas–, otra para condenar la palabra penetración –por machista– y que se hable de “envolvimiento”, o incluso para desterrar las compresas y sustituirlas por copas menstruales. Pero resulta que además de fallarles la cabeza, también les falla el desodorante. Al menos eso cree el pepero Carlos Iturgaiz –casi nadie al aparato–, que está muy contento de que la CUP no vaya a la manifa contra el terrorismo, porque así no olerá a basura. T’as pasao, mister Channel.

El fino olfato frente a la palabra con halitosis