Correos acertó con la iglesia de Cambre

|

El miedo se percibía en Cambre. También la ilusión, que todo hay que decirlo, pero se notaba más el miedo. Las últimas fechorías perpetradas por Correos hacía que temblasen las piernas de más de uno. La decisión de poner en circulación un matasellos de homenaje a la iglesia románica de Santa María alentaba todos los temores. Solo había que pensar en lo ocurrido en la primavera, cuando el servicio postal decidió reconocer a la provincia de León con la edición de un sello conmemorativo. La imagen de la catedral se consideró la más representativa y se compuso la estampilla, pero, ¡sorpresa!, la basílica elegida no era la leonesa sino la de Burgos. Esta vez, por suerte, no hubo trabuque y no se colaron en el diseño ni la Torre de Hércules ni la catedral de Santiago. Ya casi nadie escribe cartas, pero aun así es mejor haber acertado con el cuño y evitar la coña. El párroco no tendrá que hacer horas extra para imponer descomunales penitencias.

Correos acertó con la iglesia de Cambre