La ridícula lucha por ver quién está más implicado

|

con el feminismo pasa como con la mayoría de las causas que merecen la pena: llega un momento en el que la lucha por ser el más implicado acaba por desviar la atención de lo que realmente importa. Y cuando se contamina con la política, mejor olvidarse de que el mensaje llegue; todo lo que trascenderá serán pullas y recriminaciones. Con el 8-M, los que no están al frente de un Ayuntamiento, por ejemplo como el de A Coruña, intentan sacarle los colores a los “nuevos” con su supuesta falta de conocimiento sobre las últimas corrientes feministas. Y eso antes incluso de saber cuál es el programa que tienen previsto, a modo de ataque preventivo. Qué lástima perderse en lo fanático y olvidar lo importante.

La ridícula lucha por ver quién está más implicado