UNA REACCIÓN EJEMPLAR

|

Abalanzarse sobre un ladrón que acaba de robar en una joyería y huye la carrera, disparando una pistola, aunque esté cargada con balas de fogueo, tiene mérito, pues constituye una demostración de valor de la que no todo el mundo es capaz. Sin embargo, hasta cinco personas se comportaron así ayer en pleno centro al oír los gritos de auxilio de los trabajadores de Ragil, después de que dos delincuentes diesen un golpe en el establecimiento. Uno de los malhechores fue detenido gracias a la reacción de esos cinco valientes, que se han ganado el derecho al homenaje de A Coruña por su comportamiento ejemplar.

UNA REACCIÓN EJEMPLAR