LOS CIEN DÍAS

|

Superados los cien días primeros del gobierno de nuestro paisano, Mariano Rajoy, todos los medios de comunicación se han dedicado a juzgar el período de gestión acontecido, sobre todo a raíz de la aprobación de los Presupuestos para el presente 2012.

Así pues, cabe hablar de luces y sombras en el tiempo de gobierno ya transcurrido. El sexto presidente del gobierno de la democracia española ha sido mirado con lupa y todos coinciden en afirmar que su gestión, hasta el momento, ha venido marcada por los ajustes económicos y la reforma laboral.

Entre las medidas populares adoptadas por el Ejecutivo cabría citar las siguientes: pensiones contributivas: ha prometido actualizarlas según el IPC; salario de directivos de banca: no podrán cobrar salarios anuales superiores a 600.000 euros; pago a proveedores: hay créditos sindicados de 35.000 millones para que las administraciones paguen sus deudas pendientes a partir de mayo; saneamiento del sector bancario: la banca ha aumentado sus provisiones en 50.000 millones para sanear los bancos y abaratar las viviendas que venden las entidades; canon digital: suprimir el canon digital y cambiarlo por un sistema de compensación por copia privada; Ley de Transparencia: acceso a la información pública y buen gobierno; estatuto docente público: mantiene el carácter estatal de los cuerpos de profesorado y los reconoce como autoridad pública; compra de vivienda: mantiene el IVA súper reducido del 4% y la desgravación en el IRPF a la compra de la primera casa; desahucios: los bancos se pueden acoger de forma voluntaria a tres alternativas: reestructuración de deuda, la quita de una parte de esa deuda y la dación en pago.

Vamos ahora con las medidas adoptadas que están resultando impopulares, amén de los presupuestos para 2012; reforma laboral: le ha costado su primera huelga general. Incluye el abaratamiento del despido, mayor control del absentismo laboral y más facilidades para que el empresario modifique contratos; subida tarifas e impuestos: ha subido el IRPF, el IBI, el gas natural, correos, peajes de autopistas y recibo de la luz, aunque se había comprometido a no subir nada; Ley Sinde: la justifica para proteger los derechos de los creadores; varapalo autonómico: en Asturias y en Andalucía; Bachillerato en tres años: recibe muchas críticas; oposiciones a profesores: derogó temarios vigentes y restableció los anteriores, levantando muchas críticas entre los que llevan meses estudiando; Ley de dependencia: dice que no es viable esta ayuda; ausencias: desde el 21 de diciembre hasta su siguiente aparición tardó mes y medio; y, en fin, en cuanto a energías renovables, paralizó temporalmente la concesión de primas a nuevas instalaciones del régimen especial (renovables y cogeneración). En fin, ustedes dirán.

LOS CIEN DÍAS