Que devuelvan las nóminas cobradas

|

Nos toman el pelo y además insultan a nuestra inteligencia. Ya son muchos los miembros del PP en aquel gobierno de Rajoy  implicados en uno de los asuntos más feos de los que pueden acusarse a un gobierno: usar a la policía para desgastar a la oposición y a la vez para tapar sus miserias. 

El penúltimo, seguro que habrá otros con el mismo relato, el entonces ministro y jefe supremo de las fuerzas del orden: del caso kitchen se enteró por la prensa. 

A lo que el juez irónicamente le respondió así que usted no se enteraba de nada y le añadió un epitafio: así que usted ministro y a su alrededor un reino de taifas. ¿Respuesta del piadoso ministro con un ángel d chofer? No le digo que no, contestó tan campante.

Veamos: Rajoy nombra a un paisano que –desde el ministerio que cuida de la ley y el orden– no se enteraba de nada. Asimismo,  el citado nombra al entonces director adjunto de la Policía Nacional que también declaró que no sabía nada del espionaje a Bárcenas y familia ni tenía idea de que en el cuerpo dl que era uno de los jefes había una policía de las cloacas. Imagino que los señores que imparten justicia estarán hasta el remolino de tener que lidiar con tanto indocumentado  amnésico. 

Nadie se cree que una operación como esa, con setenta policías dedicados a vulnerar la ley en lugar de servirla, se ponga en marcha sin que los máximos responsables (que según parece saben leer, pues se enteran de todo por la prensa) no se enteren de nada. Y si así es desde este balcón hago una propuesta: que devuelvan sus elevadas nóminas pues si no lo hacen estarán robando un sueldo que no se ganaron. Soy optimista. 

Van a ir todos al caldero, donde tienen ya un buen montón de colegas del partido. Y me queda otra reflexión sobre el particular: ¿Qué pensará el ángel que, reencarnándose en chofer del tal Fernández Díaz, convivió con tal sujeto?  ¿Es otro despistado que no sabía nada? ¿No estaba allí, pegado al ministro, para salvar por lo menos su alma? Oigan, amables lectores, en este asunto no hay ni uno bueno.
Resumiendo: yo contra el ángel no tengo nada pues él tiene su jefe pero insisto, el resto que devuelvan las nóminas. Por cierto: dos años de pesquisas acreditan otro caso de las cloacas del Estado.

Que devuelvan las nóminas cobradas