Asignatura pendiente: la vivienda

|

urante décadas se ha dejado de lado la problemática de la vivienda en España y esto ha generado cientos de miles de desahucios de familias vulnerables que además de quedarse sin la vivienda habitual también se han quedado con la totalidad de la deuda hipotecaria. Actualmente, la mayoría de las entidades financieras que habían embargado esas viviendas, se las “regalaron” a los fondos de inversión y a los fondos buitres que también las sacan “a precio de saldo” para la venta libre a particulares. En Galicia los datos de desahucios y la carencia de viviendas con destino a alquileres sociales también son muy lamentables. Según el Instituto Nacional de Estadística, únicamente en la provincia de A Coruña hay, actualmente, más de 135.000 viviendas vacías y la Xunta de Galicia sólo posee un parque público de vivienda de  3.700. Solamente en la ciudad de A Coruña, actualmente, casi 3.000 familias continúan a la espera de una vivienda protegida, ante la carencia de recursos para la compra libre o las elevadas rentas del alquiler privado.    
Desde el año 2.007 en que se creó, por parte de la Xunta de Galicia, el Registro único de demandantes de vivienda de Galicia han bajado el número de familias inscritas porque la realidad no les soluciona sus problemas habitacionales. Actualmente son más de 10.000 las familias inscritas en dicho Registro para la demanda de una vivienda pública, en propiedad o en alquiler social y siguen esperando. Mientras tanto, en Galicia, un número importante de viviendas públicas llevan años vacías, a la espera de las nuevas adjudicaciones por sorteo público. 
Sin lugar a dudas la vivienda sigue siendo una asignatura pendiente y que además se debe enfrentar de manera integral, pues son diversos los factores que afectan a la mayoría de éstas familias vulnerables. 

Asignatura pendiente: la vivienda