Queremos explicaciones

|

Pues ya estamos hartos de cuentos. Por ejemplo: si el primero de mes se abrieron las fronteras, se recuperaron los cursos en los gimnasios, ya se podían tomar copas en el pub ¿por qué los médicos dos días después siguen atendiendo a través del teléfono? Esta es la sanidad de Feijóo. Vuelve la normalidad a los autobuses de las líneas regulares completando los horarios de antes de la pandemia y mientras la salud de los gallegos es un tema menor. 

Y es que nos tiene hartos. Precisamente casos como el del virus coronado nos demuestran que necesitamos instituciones fuertes pues a ellas entregamos la pasta gansa de los impuestos .O sea la bolsa y la vida. Recordemos que nunca se supo cuánto sumó el céntimo sanitario. Y las instituciones fuertes, capaces, para garantizar la educación, la sanidad, la igualdad, precisan a su vez políticos que den la talla y no dádivas a los sanitarios para tomar unos vinos, en un acto que avergüenza a la ciudadanía y cabrea a los profesionales de la salud.

Repasando las hemerotecas nos encontramos con el Feij009 que, como recuerda Sonia Vizoso, se presenta con un discurso claramente españolista –el enemigo a batir era el BNG – que fue moldeando según beneficiaban a sus planes. Marca del PP claramente. Juego de manos. La ministra de Trabajo, por medio del senador Barreiro, le recordó a Feijóo su currículo: Alcoa es su asunto, según el artículo treinta del Estatuto, al igual que en materia laboral –ERTE, ERE– así lo explica dicho Estatuto. Pónganse a trabajar en el PP de Galicia, le señaló la ministra y déjense de mentiras. Durante los diez años de Feijóo al frente de la Xunta se perdieron veinte mil puestos de trabajo en la industria gallega. Y le recordó el fallido intento de Pemex que iba a construir veinte buques y acabó todo en una estafa. Y pudo añadir otro de los “éxitos” del candidato Feijóo que ahora está en los tribunales: la venta de las cajas de ahorro.

Los ciudadanos antes de ir a votar queremos explicaciones y no proclamas. En este momento, con la de crisis sanitaria y económica, no vale con echar mano a cuatro frases y esconder al tiempo lo que es evidente: Galicia, una de las tres comunidades históricas, tiene sin completar las competencias que su rango e historia merece. 

Queremos explicaciones