Crispación política

|

Se dice, se comenta que la política es un claro reflejo de la sociedad. En los últimos tiempos, en España, hay una evidente y constatable crispación política, mucho más acentuada con la llegada de la emergencia sanitaria, como consecuencia del Covid 19, donde se están muriendo centenares de miles de personas en todo el planeta.  
En estos momentos, en los que la unión y la concertación política tendría que ser una necesidad, se está jugando con la vida de miles de personas como consecuencia del “partidismo” y del “sectarismo” más radical e inhumano. Nuestra clase política se entretiene en discusiones bizantinas y en asuntos teológicos o programáticos. Se presenta una “moción de censura” para el entretenimiento de sus señorías diputad@s, se recurre con demasiada frecuencia al pasado franquista, a la figura del Rey, al gobierno “social comunista”, a los casos de corrupción, a los constantes insultos y faltas de respeto y la mala educación en las Cortes Generales, en vez que buscar y encontrar la unión y la decisión de luchar contra el “enemigo común”: el Covid 19. 
Nuestros políticos y gobernantes, tanto locales, provinciales, autonómicos y estatales, tendrían que estar centrados en adoptar medidas sanitarias, sociales y económicas para luchar contra las consecuencias del Covid 19 en vez de utilizar ésta Pandemia como arma arrojadiza frente al contrario ideológico. No son los momentos más oportunos para las reyertas partidistas a no ser que la actual clase política esté mucho más interesada en sus propios intereses partidistas y electorales que en defender los intereses generales de toda la población española.

Crispación política