UN ALCALDE EN SU JAULA DE ORO

|

A Xulio Ferreiro hay que reconocerle que no se anda por las ramas. El alcalde ha demostrado que no está para tonterías; que cuando la monta va con todo.  Ferreiro está dejando claro que cuando se encapricha con un tema es capaz de ir contra todo y contra todos antes de reconocer su error y rectificar. Tenemos un alcalde que desde su jaula de oro de María Pita ha decidido vivir al margen de lo que piden los vecinos aunque sea en un clamor popular en la calle. En nueve meses se ha deshecho de la pancarta y del contacto con los ciudadanos y ha desempolvado el orgullo y la prepotencia, a pesar de ser un alcalde en minoría que necesita del resto de Grupos Políticos para gobernar.
Sabe manejar la ambigüedad para intentar no llamar la atención mientras se acomoda en la moqueta del Finisterre tras el rastro de Pedro Sánchez, mientras participa conferencias en salas VIP en hoteles de lujo y mientras no para viajar por el mundo para vender “las ciudades rebeldes”, desatendiendo sus obligaciones como regidor. Ferreiro es así. No desperdicia sus balas. Que no se note de qué pie cojea. Pero la mentira tiene las patas muy cortas. Empezamos a descubrir la verdadera cara de Ferreiro. Cuando se trata de cabrear al personal, lo hace a lo grande. Si nos gusta la música clásica recortamos 550.000 euros al Consorcio y ponemos en peligro la Sinfónica. Si no queremos que nadie se entere de lo que le pedimos a Europa vía Eidus, vamos por la espalda y sin diálogo. Si necesitamos engañar al “socio preferente” para sacar adelante las ordenanzas fiscales, ya protestarán.  
La última ha sido de traca. El viejo Winston Churchill se revuelve en su tumba. “La democracia es la necesidad de inclinarse de cuando en cuando ante la opinión de los demás”, llegó a decir el prestigiado estadista. Es evidente que Xulio Ferreiro no ha sentido tal necesidad. La tozuda respuesta a la petición mayoritaria y dos veces reiterada por el Pleno de dar marcha atrás en el adelanto del IBI, es la prueba del nueve de que La Marea está dispuesta a pisotear la soberanía de la Corporación. Hugo Chávez sustanciado en pájaro vuela hacia María Pita para una próxima aparición. ¡Qué fuerte lo suyo, señor Ferreiro!
En el nombre del clamor ciudadano que pide poder pagar este impuesto a final de año como se ha hecho siempre, en el nombre de la Asociación de Ex Alcohólicos, en el nombre de la Meigas, en el nombre del Club de Tenis Marineda, en el nombre del Círculo de Artesanos, en el nombre de los que tiemblan por los convenios… En el nombre de los miles de coruñeses mártires del “bandazo” ─del violento golpe de bando─, cometido a hurtadillas, por la puerta de atrás y mancillando cualquier atisbo de diálogo, el Grupo Municipal del Partido Popular se ha propuesto hacer todo lo que esté en su mano por impedir que Ferreiro imponga sus caprichos y obligue a pagar al IBI antes de tiempo a todos los coruñeses para poder irse de vacaciones en verano. Rectifique. Sólo cuando se corrige acierta. Se lo exigimos. Devuélvanos la paz, escuche a los vecinos y póngase de una vez a trabajar.

*Rosa Gallego es 
portavoz municipal del PP
 

UN ALCALDE EN SU JAULA DE ORO