Una demanda colectiva coruñesa acusa a Orange de cobrar de más

Público entrando en las oficinas del OMIC | patricia g. fraga
|

El Juzgado de lo Mercantil nº 2 admitió a trámite la demanda colectiva de cesación en defensa de los consumidores y usuarios presentada por la Fiscalía Provincial contra la telefónica Orange por “prácticas abusivas en la facturación a clientes” que se dan de baja en dicha operadora. Según consta en la demanda, la empresa de telefonía envía facturas a sus usuarios cuando cambian de servicio. En ellas les reclama la cuota correspondiente a todo el mes a pesar de que el servicio haya finalizado antes.
A juicio de la Fiscalía, esto supone que la empresa requiere a los consumidores que abonen un servicio que no ha prestado. Como consecuencia, los consumidores pagan un mes por partida doble: la última factura de Orange, y la primera de la nueva operadora. Además, como relata el escrito de demanda, “la presión a los consumidores para que hagan efectivas las facturas irregularmente emitidas incluye la advertencia de que serán incluidos en ficheros de morosos si no las abonan”.


De la investigación llevada a cabo se concluye además que la operadora de telefonía admitió en múltiples ocasiones que la factura se había emitido incorrectamente y la anuló como consecuencia numerosas reclamaciones tramitadas a través de la Oficina Municipal de Información al Consumidor. (OMIC)
También el Instituto Galego de Consumo había tramitado múltiples reclamaciones por este motivo. En todos los expedientes que se remitieron a la Fiscalía las reclamaciones se resolvieron mediante laudos arbitrales que dieron la razón a los consumidores por considerar que se habían vulnerado sus derechos.
Sin embargo, los laudos no causaron efecto disuasorio alguno y la empresa persistió en dicha práctica pese a reconocer su ilegalidad. En su escrito, el fiscal aporta documentación de casos concretos facilitados tanto por el Instituto Galego de Consumo como por la Oficina de Información al Consumidor. Por este motivo, los hechos descritos en la demanda afectan a consumidores con domicilio en A Coruña.

Una demanda colectiva coruñesa acusa a Orange de cobrar de más