“Con los traslados al Puerto Exterior pensaremos en potenciar un poco más los cruceros”

El Ideal Gallego-2014-12-21-008-679196e6

El director de la consignataria Rubine e Hijos, Luis del Moral, también es el encargado de gestionar una terminal de cruceros que acostumbra a dar buenas noticias. No obstante, el responsable de la instalación reconoce que no será posible crecer más hasta que terminen las mudanzas a Punta Langosteira.

Quedan dos cruceros para cerrar 2014. ¿Qué balance hace de este año?
Estaremos sobre los 125.000 pasajeros y el año pasado fueron 159.000. Hemos bajado un poco pero cuando estamos hablando de turismo es totalmente normal. No sería tan asumible si perdiésemos de golpe más del 40 o el 50% del tráfico, pero esto sí lo es. La Coruña está estratégicamente bien situada y lo que ha podido ocurrir es que las compañías hayan cambiado un poco los puertos si una buena parte de los pasajeros iba a tocar los mismos que en otras ocasiones.

Entonces, ¿no se puede considerar un fracaso?
En absoluto. Estamos en una línea fenomenal. Ya tenemos más o menos cerrado 2015 y nos estamos moviendo en dos o tres escalas más: estaremos sobre las 96 y en pasajeros andaremos sobre los 130.000. Lo que ocurre es que hay un proceso de cambio en el recinto portuario: con el puerto exterior por un lado, aún hay mercancía aquí... Si vienen tres barcos muy grandes no hay sitio. Dos barcos grandes se pueden meter en el puerto pero tres no.
¿Las instalaciones están coartando el crecimiento?
Sí lo están cortando si algunos cruceros quieren venir en fechas en las que ya están reservados los muelles.

¿Habría que ampliarlos?
Podemos pensarlo pero no debemos hacerlo porque no compensa hacer una inversión inmensa para que un día venga un barco. Vamos a intentar mantener las cifras actuales que son muy buenas. Entre 95 y 100 barcos al año son unas cifras más que aceptables porque estamos hablando de más de 200.000 personas, entre pasajeros y tripulantes. Cuando se haya producido todo el cambio de los muelles al Puerto Exterior podremos mirar de reordenar y potenciar un poquito más todo esto.

¿Las obras de La Marina perjudican la imagen que se llevan los turistas de la ciudad?
La zona se encuentra levantada pero no es para tanto. Hasta la valla de Palexco van bien y después solo tienen que cuzar un pequeño tramo. Si no se usan los jardines no pasa nada porque antes tampoco se usaban pero sí se usarán a partir de marzo o abril, cuando esté terminada la obra. Hoy en día estamos vendiendo todo eso porque va a ser muchísimo mejor para el pasajero.

¿En qué sentido?
Habrá mucho más espacio en el que poder hacer cosas para ellos. Va a ser una zona totalmente peatonal y es muy atractiva para el turismo.

¿El Puerto mantiene su primera posición en tráfico de cruceros en la zona norte del país?
Sí, seguimos estando a la cabeza en número de escalas. Y es muy importante que se sigan haciendo bien las cosas y que los demás consignatarios que mueven barcos de turistas estén dando un buen servicio. Yo les pido desde aquí que den una buena atención porque si se va una compañía por este tipo de temas después es muy difícil volver a recuperarla. Daría el triple de trabajo.

¿Las negociaciones suelen ser muy duras?
Son bastante costosas, pero no de dinero sino de tiempo. Cuando vas a una compañía que no te conoce tienes que convencerla para que venga. Te preguntan ¿Por qué tengo que ir a La Coruña? ¿Qué tiene ese puerto que no tengan los demás? ¿Qué puedo hacer yo ahí? Y no vale explicarle que es muy bonito porque te asegurará que todos lo son. Cuando todo eso está superado empiezan los temas económicos. Entonces es cuando comienza la negociación más dura. No es tan fácil como la gente piensa.
Tienen que ser buenos para conseguir hitos como el que se alcanzó este año para que el “Mein Schiff III” incluyese a la ciudad en su viaje inaugural…
Lo hacemos bien y ven que el puerto y la ciudad están de la mano en esto. Es importantísimo que vayan conjuntamente y que se haga todo pensando en el bien del barco y de sus pasajeros.

¿El año próximo tocará alguna escala del estilo?
En 2015 está prevista la llegada del “Mein Schiff IV” o el “Anthem of the seas” que se botarán y vendrán a La Coruña. También está en la agenda el “Britania”. Es importante que sigan pasando por nuestra ciudad y nuestro puerto y que no cambien de lugar. Además, el “Azores” vendrá por primera vez aunque ese ya está botado. Hoy en día casi todas las navieras que están en el mundo vienen a La Coruña.

¿Habrá nuevos inquilinos?
Sí. Pero no se puede adelantar.

¿No hay temor a que la crisis vuelva a afectar al tráfico?
La crisis ya nos está afectando y hemos mantenido el número de 95 escalas al año que era lo que teníamos que hacer. Esperemos que cuando salgamos de la crisis las empresas inviertan en los muelles y se haga todo el camino de la fachada marítima. Entonces podremos mirar de hacer más cosas, de intentar vender más los muelles y la ciudad. Por ahora hay que seguir peleando y luchando porque las compañías no se nos vayan.

Aquí hay algunos embarques, pero ¿hay posibilidad de que exista una base más estable?
Lo intentamos porque sería lo mejor para La Coruña pero también necesitaríamos mucha más infraestructura. Tenemos que ir con el crecimiento de la ciudad. Ahora estamos mirando si la empresa que hace aquí embarque y desembarque de 200 y 300 pasajeros puede hacer algo más. No obstante, eso va a depender del origen de la mayoría de las personas que embarcan en sus viajes.

“Con los traslados al Puerto Exterior pensaremos en potenciar un poco más los cruceros”

Te puede interesar