Jóvenes que sufrieron acoso escolar afirman que el problema existe en todos los colegios

16 septiembre 2014 página 11 A Coruña.- Los más de 14000 alumnos de ESO y Bachillerato completan la vuelta al colegio coruñesa
|

Nidia Represa, Enrique Fonseca y Francisco Polo, tres jóvenes que sufrieron acoso escolar, aseguran que este problema existe en todos los colegios y coinciden en que estos son una “minisociedad” en la que “impera la ley del más fuerte”. Por ello, exigen más responsabilidad a los centros escolares, sistematizar y homogeneizar protocolos de actuación y educar en la empatía y en el sentido de la justicia, y así se lo trasladaron al titular del Ministerio de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, con quien los tres se reunieron en Madrid.
Los estudiantes expusieron al ministro su experiencia y propuestas de cara a la elaboración del Plan de Convivencia Escolar de España, en fase de borrador, antes de comparecer ante los medios de comunicación junto al secretario de Estado de Educación, Marcial Marín.
“Yo sufrí sobretodo acoso psicológico. No me acuerdo de casi nada debido al estrés postraumático”, indicó Nidia Represa, autora del libro “Bajo mi Piel”, que, basado en su propia experiencia, donde quiso mostrar a la sociedad en qué consiste el acoso, ayudar a quienes lo padecen y alertar a educadores y padres. “Hay que educar en la empatía, contar cómo se siente un niño acosado, fomentar valores en las aulas y ayudar a quienes se sienten mal”, indicó la joven, que también alertó de la falta de herramientas con las que cuentan los profesores a la hora de abordar el “ciberbullying” y detectar el acoso psicológico, pues, a su juicio, los niños que lo padecen reflejan señales evidentes.
Por su parte, Fonseca señaló que él sufrió violencia física todos los días, durante dos años, en los intercambios de clase. Un acoso “sistemático” del que incluso fueron testigos varios profesores. A su juicio, estos tienen que “responabilizarse” cuando detectan casos y actuar con la ayuda de las administraciones. 
Este joven, que se refugió en el cine para “no pensar” en lo que le ocurría de lunes a viernes en el colegio, y que nunca lo confesó a su familia, aboga por no estigmatizar al acosador, pues “cualquiera puede serlo si no tiene sentido de la justicia”. Según él, “una persona pacífica se puede convertir en acosadora por el mero hecho de la supervivencia”. “Los centros son el reflejo de una sociedad enferma”, sentenció.
Francisco Polo, actual presidente de Change.org en España, fue acosado “por ser diferente”, en concreto, “gay y empollón”. Sin embargo, no cree que haya una causa concreta para sufrir el acoso de los compañeros y advierte de que una persona puede ser maltratada o perseguida por “ser lista, tonta, fea o guapa”.

Jóvenes que sufrieron acoso escolar afirman que el problema existe en todos los colegios