Un técnico de montaje confiesa que es el ladrón de las joyas de la gala de los Goya

Penélope Cruz, en la alfombra roja reuters/juan medina
|

Un técnico de montaje ha confesado ante la Policía Nacional ser el ladrón de las joyas por valor de 30.000 euros que fueron sustraídas de un cuarto durante la última ceremonia de los Premios Goya de la Academia de Cine, según un portavoz de la Jefatura Superior de Madrid.
Es un hombre de 50 años sin antecedentes, subcontratado por la productora de los premios, que ayer se personó en la Comisaría de San Blas, donde se había interpuesto la denuncia el lunes siguiente a la celebración de la fiesta anual del cine español.
El hombre, que fue a comisaría acompañado por un jefe de producción de los Goya, confesó que se llevó las joyas de la marca Suárez tras verlas en el cuarto junto al escenario del que desaparecieron la noche del sábado 4 de febrero, al pensar que no tendrían tanto valor. Su intención era vender estas alhajas.
La Policía Nacional centró su primera línea de investigación en un trabajador. Concretamente, investigó un listado de los empleados durante la ceremonia y analizó las cámaras de seguridad del hotel Marriott Auditórium, en la avenida de Aragón de Madrid, donde se celebró la 31º gala de los Premios Goya.
Las joyas sustraídas eran dos relojes, una sortija, unos pendientes y cuatro pares de gemelos, y estaban depositadas en cajas sin medidas de seguridad especiales.
Según la denuncia, interpuesta por el jefe de producción de la Academia, fue durante el recuento de ropa y joyas prestadas por las marcas cuando se percataron de que faltaba este lote.

Un técnico de montaje confiesa que es el ladrón de las joyas de la gala de los Goya