La Marea resuelve las ayudas del comercio a cuatro meses de que acabe el año y deja planes por el camino

|

El Ayuntamiento anunció ayer, a través de la Concejalía de Empleo y Economía Social, la resolución de la convocatoria de subvenciones por concurrencia competitiva para las asociaciones de comerciantes. Tras meses de espera, los resultados provisionales se dan a conocer con solo un cuatrimestre por delante para el desarrollo de las acciones y el pago se antoja difícil porque el Gobierno local todavía adeuda dinero de años anteriores y el sector prevé reclamaciones en los próximos días por la decisión municipal de dejar sin aportaciones económicas a varias entidades. 
Se presentaron 16 iniciativas, defendidas por un número idéntico de organizaciones, pero el departamento responsable del área de Comercio informó ayer de que en total serán 13 las asociaciones y federaciones de comerciantes que cuenten con impulso. Desde María Pita decidieron no hacerse eco de los rechazos, a cuyos documentos acreditativos tuvo acceso este diario, y el concejal de Empleo y Economía Social, Alberto Lema, presumió de que este año se produce “unha subida da media das axudas concedidas ás entidades”. 
Así remarcó que se pasa “a obter, en boa parte dos casos, de 3.000 ou 4.000 euros a un total de 8.000 euros”. Desde el punto de vista del edil esto favorecerá “a propia acción e dinamización do tecido comercial de proximidade”, si bien la incertidumbre entre los empresarios es máxima porque en los últimos años han tenido que adelantar el dinero y los pagos han llegado tarde o no lo han hecho. Viendo el rechazo a propuestas como el patrocinio del Carnaval de la Asociación de Comerciantes de O Castrillón, Eirís y Monelos (Acocem) y a la dinamización comercial demandada por la Asociación de Área Viva así como una descalificación de Distrito Oza por una supuesta falta de documentación, el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), Adolfo López, prefiere dejar pasar unos días antes de valorar las cuantías. Vaticina que habrá alegaciones y reclamaciones por parte de los perjudicados puesto que la resolución es provisional.

Dinero con condiciones
Estos no son únicamente aquellos que se han quedado sin fondos, sino también los que sí los tienen asignados pero estos vienen condicionados “á correcta xustificación das subvencións outorgadas polo Concello da Coruña en anos anteriores” tanto para Acocem, como para la propia FUCC, la Asociación de Vecinos y Comerciantes de A Falperra y la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca). 
Aunque el Ejecutivo local hace hincapié en que la mesa que estudió y puntuó las ideas había un representante del sector comercial, lo cierto es que no era una persona vinculada directamente a este ámbito ya que no les permiten que tenga nada que ver con ninguna de las asociaciones o federaciones. 
Este contexto de enfrentamiento, la Federación insiste en que siguen siendo totalmente contrarios al proceso de “concurrencia competitiva” por considerarlo injusto y abogan por el regreso de los convenios nominativos. También lamentan que no se les tuviera en cuenta para fijar los criterios que se valoran, entre los que están el uso del gallego, la presencia paritaria de miembros en las juntas directivas o las medidas medioambientales dentro de las iniciativas planteadas.   

Temor a la falta de tiempo
Aún en el caso de las agrupaciones que han resultado relativamente bien paradas, ni siquiera hay una confianza total en la Marea. No olvidan que los últimos ejercicios han sido complicados porque, como denunciaron en el pasado, no ha habido muchas actividades de dinamización promovidas directamente por el Consistorio y tampoco se han gestionado los abonos a las asociaciones con la diligencia esperada. En algunos casos se debe dinero del convenio de 2017. 
Además, ante las posibles reclamaciones, la resolución oficial de los convenios podría llegar en un horizonte temporal a partir del cual no diese tiempo a organizar parte de los eventos para los que se ha solicitado el dinero, empujando así a los organismos a renunciar al mismo. l

La Marea resuelve las ayudas del comercio a cuatro meses de que acabe el año y deja planes por el camino