El CIS revela que el PSOE robaría votos a Podemos y sus confluencias y ERC se comería al PDeCat

Pablo Iglesias y Pedro Sánchez conversan tras el regreso del último a la secretaría general del PSOE | javier lizón (efe)
|

La escalada de cinco puntos del PSOE en el último barómetro del CIS se hace a costa de Podemos y sus confluencias, que, no obstante, contrarrestan el golpe picando de otras fuerzas políticas, mientras que ERC se come directamente una quinta parte del electorado del PDeCat.
Un dato llamativo es que, antes de la “cocina” del CIS, el PSOE se coloca por delante del PP, tanto si se mira la respuesta espontánea de a quién votarían (el 19,1% dice que al partido de Pedro Sánchez y el 17,1% al de Mariano Rajoy), como si se suma voto y simpatía (22,2% frente a 18,7%).

El PP sigue primero
Pasados por el tamiz de los sociólogos, que tienen en cuenta otros parámetros, el PP se mantiene como primera fuerza con una estimación de voto del 28,8% (tres puntos menos que en el anterior sondeo), mientras que el PSOE se consolida como segunda fuerza, con un 24,9%, 5 puntos más que en abril y a solo cuatro del PP.
A simple vista, podría parecer que se produjo un trasvase de papeletas del PP al PSOE, pero el desglose del barómetro demuestra que esto no es así.
Mirando la respuesta que suma voto y simpatía por un partido, solo un 2,3% de los que escogerían ahora a los socialistas admite haberse decantado por el PP el 26-J, porcentaje que se reduce al 1,4% si solo se tiene en cuenta la respuesta espontánea.

Abstención
Lo cierto es que los tres puntos de pérdida de apoyo del PP se irían, en buena medida, a la abstención y a Cs, porque hay un 7,4% de hipotéticos electores del partido de Albert Rivera que el verano pasado votaron a Rajoy (6,4% en la respuesta espontánea).
Y es que los cinco puntos de subida del PSOE tienen nombres y apellidos: hay un 14% de los que dicen que votarían ahora a los socialistas que en los últimos comicios generales metieron en la urna la papeleta de Compromís, Podemos y EU en la Comunidad Valenciana; un 12,5% que votó a En Marea en Galicia, y otro 10% que hizo lo propio con En Comú en Cataluña.
Estos porcentajes sufren un ligero descenso si solo se tiene en cuenta la respuesta espontánea y quedarían en el 10%, 8,3% y 8,3%, respectivamente.
Eso solo con las llamadas confluencias, porque hay otro 6,7% que hace un año escogió la papeleta de Podemos que, a la vista de sus respuestas, no repetiría esa opción. Esa cifra es igual tanto en la respuesta espontánea como sumando la simpatía.
La “letra pequeña” del último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) también deja algunas cifras curiosas como las mencionadas y también otras, como que el PNV es el partido con mayor fidelidad de voto: hasta el 91,7% de los que les eligieron en 2016 repetiría si ayer se convocasen elecciones.
Además, el barómetro trae buenos augurios para ERC, que a menos de dos meses de la fecha anunciada para el referéndum independentista del 1 de octubre se “merienda” una quinta parte del electorado que en las generales de junio del 2016 votó al PDeCat.
De hecho, el PDeCat es el partido con representación parlamentaria que menos fidelidad tiene entre sus votantes, ya que solo el 60% de los que eligieron esta opción volvería a escoger ahora la misma papeleta.
Incluso la cosa es peor si se le resta la simpatía, porque entonces se queda solo con el 50%. Otro 30% de antiguos “convergentes” confiesa que no irá a votar. l

El CIS revela que el PSOE robaría votos a Podemos y sus confluencias y ERC se comería al PDeCat