Los minoritarios de Pescanova denuncian que los bancos han liquidado a 9.000 familias

12 marzo 2014 / 20 marzo 2014 página 34 / 16 abril 2014 página 43 Arteixo.- Fotografía dela factoría de Pescanova en el polígono de Sabón, y la parcela que el concello modificará para que sea comercial
|

La asociación de pequeños inversores de Pescanova AMAP (cerca de 9.000) expresó “su desilusión y dolor” ante el rechazo de los bancos de dar mayor peso a los accionistas actuales de la empresa: “No liquidan Pescanova, pero sí a 9.000 familias”.
A su juicio, este rechazo de la banca a dar más representación a los accionistas deja “a estas 9.000 familias en la más absoluta situación de impotencia y desesperación”.
“La banca ha sacado todo su armamento para hacerse con la nueva Pescanova, tirando por la borda a todos los antiguos accionistas que incrédulos confiaron en el sistema de inversión de este país y en el sistema de revisión y riesgo bancario”, añadió.
Sin embargo, los pequeños accionistas agradecen al consejo de administración de Pescanova “su intento de humanidad para los minoritarios”, ya que este solicitaba un 19,99% de participación en la nueva sociedad y sin aportación dineraria, frente al 5% que les reconoce el convenio. En su opinión, “hasta el consejo de administración sufre las amenazas legales del G-7 (los bancos) por intentar ayudar a dichas familias”.
El consejo de administración de Pescanova no llevará la citada propuesta ante la próxima junta de accionistas después de que los acreedores la rechazasen el martes, ya que –en su opinión– la banca podría amenazar con la liquidación de la empresa.
Los minoritarios también piden al Gobierno y demás autoridades que “pongan algo de su parte” y “no hagan la vista gorda escudándose en leyes a la medida del poder bancario”, en un país en que “se arruinan las familias”. A principios de julio, la asociación de pequeños inversores de Pescanova AMAP solicitaba a los acreedores del llamado G-7 una propuesta para que les dejasen acceder al 49% de la sociedad sin poner más capital.
La petición se basaba en dos razones: una, por carecer de dinero para acudir a la ampliación de capital, y otra, porque los pequeños accionistas lo perderían todo en esa operación, “mientras que a los acreedores con menos de 100.000 euros en la compañía, se les devolvió su deuda íntegra”, detallaron.

Los minoritarios de Pescanova denuncian que los bancos han liquidado a 9.000 familias