“Todos debemos defender Alvedro como aeropuerto estratégico a nivel de negocios”

Copia de El Ideal Gallego-9999-99-99-999-1235e6de
|

Optimismo, ante todo. Es la política del presidente de la Asociación de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, que trabaja en numerosos frentes para mejorar la situación del sector. Desde hace algunos meses también forma parte de la ejecutiva de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), donde tiene oportunidad de tomar decisiones de gran calado para la comunidad.

Hace unos días confirmaba que apenas habrá fiestas de Fin de Año. ¿Tendrán entonces cenas que sostengan un poco al sector en esta época?
La de la restauración es solo una parte del sector pero parece que hay un volumen de cenas. El problema es la segunda parte, es decir, la facturación. Hay movimiento de cenar, creo que incluso más que el año pasado, pero a un coste menor. La gente viene muy ajustada económicamente y pide menús muy baratos. Lo que es la parte de la noche sigue en estado peligroso: el momento es muy difícil, ha habido muchísimas cosas que le han ido afectando como la crisis y la Ley Antitabaco.

¿Diría, entonces, que el del ocio nocturno es el subsector más dañado?
Sin ninguna duda. Lleva mucho tiempo pasándolo mal y la crisis le ha pasado factura. Hay que reconocer que las copas son caras y eso hace que no haya mucho movimiento. Pero hay que analizar el por qué: no es porque tengamos unos márgenes terribles, porque si fuese así no cerrarían los negocios. Las copas son caras porque cuanta más legislación y más trabas legislativas y burocráticas tenga un negocio, más se encarece el producto final. Por ejemplo, si nos encontramos con la competencia del botellón mientras nosotros tenemos que cumplir una cantidad de requisitos increíble tenemos que repartir los gastos entre las noches que se trabajan y salen así.

¿También ven como una amenaza un supuesto proyecto de entretenimiento en Dolce Vita?  
Por supuesto es un proyecto privado y toda iniciativa privada tiene el mismo derecho que las demás a existir mientras cumpla con la legislación. Es lícito que cualquier persona quiera implantar un negocio de hostelería en la ciudad. Muchos socios se han preocupado, ahora bien, desde el punto de vista general creemos que le falta un poco de base. Hemos hecho algún pequeño contacto y, de momento, está muy en el aire porque se han dicho cosas muy grandes cuando no hay nada concretado. Cuando haya algo concreto lo podremos valorar.

Respecto al tema de los cierres, en los últimos meses hay muchas aperturas. ¿Se compensan unos datos con otros?
Hay muchísimos cierres. En A Coruña se ha perdido un número muy alto de establecimientos y es de las cuatro ciudades con más establecimientos de España junto con Santiago, Ferrol y Granada. Pero es cierto también que hay una cierta remodelación.

¿A qué achaca este repunte?
Sobre todo a capitalizaciones del paro. Es gente que ha perdido su empleo, que no proviene del sector, ha cogido la indemnización de su empresa, ha capitalizado el paro y ha montado un establecimiento de hostelería. Esa es la línea mayoritaria. Otros son hosteleros de toda la vida que han reformado, sus negocios están funcionando muy bien y les auguro un buen futuro. Los primeros, por ponerles un pero, deben tener en cuenta que no tienen conocimientos del sector y eso es peligroso.

Estos últimos ¿tendrá una tasa de mortalidad más alta?
Desde luego que ,desde fuera, la hostelería parece más fácil de lo que es dentro. A todos nos parece muy fácil pero la realidad es muy diferente. La clave es que en este sector los gastos fijos son altísimos.

Con estos antecedentes, si tuviera que hacer un balance general de año ¿cuál sería?
Lo resumiría en una palabra: esperanza. Es un punto de inflexión. Da la sensación de que esto empieza a repuntar o por lo menos hemos tocado fondo. Este verano ha parado de caer, ha pasado lo más duro del temporal y espero que los que han aguantado sigan sobreviviendo.

¿Miran con el mismo optimismo las obras de la nueva escuela?
La escuela está prácticamente lista, yo calculo que la semana que viene estará prácticamente finalizada. Queda pendiente la homologación de toda la maquinaria por parte de la Xunta, que debería ser la semana próxima.

¿El éxito de los programas de cocina les está reportando una mayor demanda?
Tenemos mucha demanda, la gente paga cuando la formación tiene calidad y la verdad es que los cursos están llenos. Los programas nos vienen en un momento fantástico, que se hable de cocina es bueno y casi coincide en el tiempo con el Fórum Gastronómico.

¿Qué papel tendrán la escuela  y la Asociación de Hostelería en el Fórum Gastronómico?
La asociación está movilizando al sector. Además, la escuela va a recibir a los grandes cocineros, que darán clases magistrales, y aprovecharemos para sacar fotos para decorar nuestras paredes. El Fórum es una oportunidad. Es verdad que es algo caro pero no es que sea caro, es que cuesta mucho dinero pero tiene retorno. Ya se lo agradecí personalmente al alcalde y a Luisa Cid porque detrás hay una negociación muy dura y muy difícil.

Desde hace algún tiempo forma parte de la ejecutiva de la CEG, ¿ha tenido oportunidad de pelear por A Coruña?
Se hablan cosas importantes como el posicionamiento frente a los aeropuertos pero no se va a pequeños temas sectoriales.

¿Cuál es su visión de Alvedro?
Soy un defensor incondicional, entiendo que los aeropuertos deben trabajar de manera coordinada. Alvedro tiene importancia como motor económico industrial, es un aeropuerto que genera negocio. Y le recuerdo a todo el mundo que Inditex está en Arteixo y si el vuelo de Londres está lleno es por gente que viene a hacer negocios y que llena nuestros hoteles y nuestros restaurantes. Los coruñeses y los gallegos debemos defenderlo como aeropuerto de apoyo a Inditex, como un aeropuerto estratégico empresarialmente. La segunda parte que defiendo y la dejo ahí es que sería importante tener un aeropuerto de carga.

“Todos debemos defender Alvedro como aeropuerto estratégico a nivel de negocios”