Una rotonda sin semáforos regulará el cruce de la avenida de Salgado Torres con Alcalde Pérez Ardá

La rotonda contará con pasos para carril bici además e peatones, y se plantarán 16 árboles
|

Pocos cruces son tan transitados como el de la avenida de Salgado Torres con Alcalde Pérez Ardá y Ramón y Cajal. La estación de autobuses y la zona comercial de El Corte Inglés garantizan una gran afluencia de público, tanto a pie como en coche. Es por eso que el Ayuntamiento ha decidido sacar a licitación un contrato de casi 700.000 euros para mejorar la circulación con una gran rotonda que eliminará los semáforos. El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, anunció que la obra, que afectará a casi 6.000 metros cuadrados de superficie, se prolongará a lo largo de seis meses.  
En ese período de tiempo, no solo se construirá la rotonda, sino que se sustituirá todo el pavimento. Al pintar los pasos de cebra, se favorecerán las líneas naturales de recorrido, lo que significa que los pasos de peatones darán acceso directo a El Corte Inglés, por ejemplo. “Intentamos coidar que estén nas líneas naturais preservando a seguridade”, aseguró el edil. También se plantarán 16 árboles y se introducirá nuevo mobiliario urbano.  
Pero, además, Varela considera esta rotonda como “a porta de entrada a Ramón y Cajal”. Por eso, en una segunda fase, el Ayuntamiento tiene la intención de convertir esta calle en un bulevar. Según aclaró Varela, los carriles de circulación de esta calle son lo suficientemente anchos como para que baste con estrecharlos para ganar espacio suficiente para construir aceras más anchas. Lo que no concretó el concejal es si eso supondrá eliminar plazas de aparcamiento: “Terá o mesmo nivel de intensidade de tráfico rodado pero non o de o aparcamento. Non o podo avanzar porque aínda estamos redactando o documento”.
El centro de la red ciclable 
Pero para el Gobierno local no se trata solo de mejorar el tráfico, porque esta rotonda está destinada a convertirse en el nudo donde convergerán varias de las rutas de carril bici que se están construyendo actualmente. Varela espera que transforme “o modelo de mobilidade”. Así, la bicicleta será un elemento no solo de ocio, como ocurre hoy en día, sino útil para desplazarse al trabajo o  la Universidad. 
Cuando acaben los trabajos que se pusieron en marcha este año, la ciudad dispondrá de 8,9 kilómetros más de carril segregado del tráfico, lo que supone incrementar un 51% la infraestructura que ya existía. En Pablo Picasso, la obra de 135.000 euros finalizará en marzo, y en Salgado Torres ya se hicieron en verano, además de la iluminación en el túnel. Estos dos tramos suman 900 metros y enlazan con el carril que lleva al campus. En A Palloza y Matogrande las obras comenzarán de forma inminente y se prolongarán durante nueve meses para sumar 2,11 kilómetros más a las vías ciclables. 
A esto hay que añadir el carril bici metropolitano, en proceso de construcción, que tiene un recorrido de cinco kilómetros, desde La Marina hasta el puente de A Pasaxe a un coste de 915.000 euros. Por último, existen otros dos pequeños tramos en ejecución: el de Náutica, de 200 metros, y el de la ronda de Outeiro, de 470 metros, entre la avenida de Pérez Ardá y la calle de la Merced. Todos forman parte de una red radial cuyo centro será la nueva rotonda de Salgado Torres, y que el Gobierno de la Marea espera que revolucione la movilidad. l

Una rotonda sin semáforos regulará el cruce de la avenida de Salgado Torres con Alcalde Pérez Ardá