A Coruña recupera sus cinco banderas azules con la incorporación del arenal de Oza

|

Las playas coruñesas han vuelto a aprobar con nota su examen de calidad. Las banderas azules que concede la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (Adeac) y la Fundación Biodiversidad ondearán de nuevo este verano en los arenales de la ciudad y de la comarca, incluido el de Oza, que perdió la distinción en 2014 y la recupera ahora.

La ciudad mantiene sus enseñas en los arenales de Riazor, Orzán, As Lapas y San Amaro y, después de cuatro años sin lograrlo, Oza se suma tras haber superado los mínimos de excelencia. Su condición de playa portuaria la hace especialmente sensible a cualquier vertido, lo que perjudica la calidad de las aguas, pero el alcalde, Xulio Ferreiro, asegura que este hecho refrenda “o bo facer do Goberno local no que atinxe ao coidado ambiental e do espazo público”.
“Oza perdeu a bandeira azul hai anos porque os anteriores executivos, así como as distintas administracións implicadas, entre elas a propia Xunta a través de Augas de Galicia, non traballaron o suficiente para poñer couto ás verteduras e á contaminación que afectaron a estas augas”, dijo.

Según el Ejecutivo gallego, los criterios para la obtención de banderas azules están relacionados “coa calidade das augas, que ten que ser excelente; a seguridade, a completa dotación de servizos, a accesibilidade, a atinada xestión ambiental e a sustentabilidade dos areais e das dársenas”.

Liderazgo de Arteixo
Arteixo sigue siendo el municipio “abanderado” por excelencia en la comarca, con siete arenales (Alba- Sabón, A Salsa, Hucha, Valcobo, Combouzas, Barrañán y O Reiro). Además, ha renovado su sendero azul en su paseo litoral. Se trata de uno de los ayuntamientos de Galicia, tras otros como Sanxenxo, Vigo y Cangas do Morrazo, con más banderas. Le sigue de cerca Oleiros, con cinco: Bastiagueiro, Mera, Espiñeiro, Santa Cristina y Naval.
En toda España solo hay seis playas distinguidas con bandera azul de forma ininterrumpida desde hace tres décadas. Una de ellas está en el área metropolitana coruñesa: Bastiagueiro.

Miño pierde A Ribeira
Miño, por su parte, no solo no ha logrado recuperar la distinción para su playa Grande sino que se queda, también, sin bandera en A Ribeira, quedando como estandarte el arenal de Perbes. La Grande perdió en 2016 su enseña por la falta de socorristas, algo que la ha privado de nuevo este año de recuperar una bandera que llevaba ondeando 30 años.
Sada se queda fuera, de nuevo, de la lista de las playas con acreditación de calidad excepcional. En su caso, los frecuentes vertidos son la causa principal que hace que ya sean varios los veranos en los que no puede hacer ondear su bandera.

En relación a los puertos deportivos, en 2018 Galicia obtiene 18 galardones, de los que siete son de A Coruña. Además, de los 17 centros azules logrados por la comunidad autónoma, uno de ellos es el del Ceida de Oleiros. El requisito para que un ayuntamiento con bandera azul sea centro azul es la existencia de un centro de visitantes, aula marítima o de naturaleza que ofrezca educación ambiental.

A Coruña recupera sus cinco banderas azules con la incorporación del arenal de Oza