Este Depor quiere más

El Ideal Gallego-2014-04-20-057-7b70f224
|

El Deportivo comparece hoy en Palma de Mallorca buscando la tercera victoria consecutiva. Las curiosidades del fútbol y los paralelismos con el primer ciclo del campeonato de este equipo son muchos gracias a la regularidad. Se da la circunstancia de que ‘calcaría’ el ciclo de victorias si consigue una tercera y, por qué no soñar, una cuarta, repitiendo los triunfos ante Castilla, Recreativo, Mallorca y ‘Ponfe’.
Fue precisamente ‘hace una vuelta’, con estas cuatro victorias seguidas, cuando el Depor se afianzó en lo más alto de la tabla. De lograrlas ahora sería un hachazo a la zona noble de la Liga. Así que los de Vázquez intentarán hacerse con los tres puntos en el campo mallorquín.
No hay que olvidar que, aunque los que hoy juegan tienen  sus nombres y apellidos, la historia también anida en los partidos y lo cierto es que la isla no se le da bien a los herculinos. Al Depor se le ha atragantado la ensaimada en no pocas ocasiones, incluso en equipos de tronío, con los Fran, Mauro Silva, Naybet... el plantel herculino se ha estrellado en uno de los desplazamientos menos favorecidas en cuanto a resultados.
De cualquier manera se puede cambiar la visión si apelamos a que se ganó al Mallorca con contundencia en la primera vuelta (3-1 en Riazor) y el pasado año, el Depor sacó los tres puntos en las Baleares.

cuenta atrás
Si los herculinos consiguen la victoria seguirán con la cuenta atrás hacia el ascenso. Hay que ganar en casa a Ponferradina, Eibar y Jaén y siempre se busca en el calendario ‘dónde pinchar’. Ese partido en el que el más deportivista dice: ‘bueno, aquí se puede perder’. Mallorca, por lo que representa el club, la plantilla que tiene y por cómo podría encarar el partido en cuanto a intensidad, puede ser una de esas plazas, pero ni los jugadores ni Fernando Vázquez piensan de la misma manera. Irán a por los tres puntos, otra cosa es cómo acabe el encuentro.
Pero, claro, hablamos de este Deportivo tan potente fuera de casa, el mejor visitante del campeonato, y tampoco es cuestión de no aferrarse a ese más que positivo argumento.
Recibir al equipo coruñés, hoy por hoy, debe ser –parafraseando a Caparrós– como ir al dentista. De obligado cumplimiento, pero a veces duele. Lejos de Riazor se siente cómodo, maneja los encuentros con solvencia y sabe sufrir. El Mallorca, por su parte, muestra unos irregulares números. No ha encontrado una buena versión y la herencia de Oltra no da dividendos.
El Mallorca comenzó la Liga a trompicones y así sigue. Ahora no es tan ‘coladera’ como lo era con el entrenador valenciano, pero le sigue costando hacer cuatro buenos partidos seguidos. De hecho, en las últimas jornadas había conseguido ocho puntos de doce, sin perder, y en las dos postreras cayó derrotado, en Lugo y Ponferrada, ambos envites disputados como visitante.
Este Mallorca no mete tanto miedo como al principio de temporada se suponía. El campeonato lo ha situado en una posición dura para un equipo recién descendido, como le ocurre al Zaragoza. Por eso hay que darle más valor al gran esfuerzo que está haciendo el Depor, todo el club. Desde el que mete los goles a los que hacen que el campo de Abegondo sea una alfombra.
A nivel futbolístico, además, Vázquez recupera jugadores. De hecho tiene que dejar en A Coruña hombres importantes como Toché y no incluye en la lista a Álex Bergantiños. El equipo está con fuerza, a nivel de efectivos, para encarar los complicados partidos que restan hasta el final del campeonato.
Independientemente del mayor o menor (y normal) cabreo que tienen los futbolistas que no han entrado en la lista para este partido, pensando en colectivo, las cosas parecen ir bien en el momento en el que hay que responder. El Depor tendrá hoy sobre el campo mallorquín a jugadores como Lopo, Juan Domínguez, Sissoko, Rabello, Luisinho, seguramente y de inicio Ifrán... Y todos, cada vez, a mejor nivel. Es la principal garantía para los duros compromisos que restan.
Hay que saltar por la victoria, porque no hay nada que perder, existe un ‘colchón’ de puntos en caso de fallar y el equipo tiene que seguir demostrándose a sí mismo que está en al línea correcta para conseguir el objetivo. El Depor quiere más y llega casi en plenitud a Mallorca. En este equipo nadie se borra. Todos suman, así que, ‘a sumar’. n

Este Depor quiere más