Las terrazas de la calle Estrella impiden el paso a los bomberos en una alerta

La calle Estrella suele estar abarrotada de terrazas que entorpecen el tránsito quintana
|

Un hombre de 62 años causó ayer una conmoción cuando decidió acabar con su vida abriendo una bombona de gas butano en su domicilio de la calle Estrella alrededor de las doce del mediodía. Al final, no llegó a consumar el suicidio, pero el incidente puso encima de la mesa un problema grave: los vehículos de emergencias no pudieron acercarse en un primer momento al edificio porque se lo impedían las terrazas que abarrotan la vía peatonal.
Todavía no está muy claro si el sujeto intentó quitarse la vida inhalando el gas o si pretendía esperar a que se acumulara suficiente y prenderle fuego pero, en todo caso, los servicios de emergencias hacen hincapié en lo peligroso del método. “Una chispa o una llama habría podido provocar una explosión que habría causado bastantes daños”, confirman. Afortunadamente, ayer no se llegó a esa situación, gracias en parte a la intervención de la Policía, tanto Local como Nacional.

toldos y mesas
Pero también fueron la mujer y la hija del sujeto, que se había encerrado en una de las habitaciones de su casa, las que contribuyeron a convencerle para que depusiera su actitud. Mientras esto ocurría, la ambulancia y el camión de bomberos se hallaban paralizados: el portal de la casa se encontraba en el peor lugar posible, justo en el tramo de la calle donde se acumulan los restaurantes, y los toldos, sillas y mesas formaban una barrera imposible de franquear. Los hosteleros tuvieron que apresurarse a recogerlo todo, perdiéndose en el proceso unos valiosos minutos que, por esta vez, no marcaron la diferencia.
“No sé qué habría pasado si hubiera sido un incendio”, comentó el bombero al mando de la dotación: “O si hubiéramos tenido que usar la autoescalera, porque no hubiéramos podido desplegarla o habríamos tenido que usarla desde más lejos”. Cuando por fin accedieron al edificio, la intervención resultó de lo más sencilla: emplearon los explosímetros para detectar si había gas en la atmósfera, y así era. Así que procedieron a ventilarlo todo.
En cuanto al sujeto, fue trasladado por agentes de la Policía Nacional en un coche patrulla hasta el Complejo Hospitalario Universitario, donde fue sometido a un examen médico. Mientras tanto, la calle de la Estrella recobraba la normalidad y los toldos y mesas, que por un instante habían quedado arrinconadas, volvían a invadir la vía excepto por un estrecho pasillo.

Las terrazas de la calle Estrella impiden el paso a los bomberos en una alerta