Feijóo cierra filas con la política de Rajoy y apoya la agenda reformista hasta 2015

alberto núñez feijóo saluda a ana pastor en la primera reunión de la junta directiva del ppdeg efe/xoán rey
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, resaltó ayer que, con el PP en el Gobierno central, “hemos sido capaces de que España se salve a sí misma y que ya no se hable de quiebras, sino que se habla de reactivación económica, de creación de empleo, de confianza y de exportaciones”.
Núñez Feijóo clausuró ayer en Santiago la primera reunión de la junta directiva de su partido desde el último congreso, a principios de año.
El presidente gallego dedicó buena parte de su discurso a señalar los avances conseguidos por la gestión del Ejecutivo de Mariano Rajoy, aunque también los logros de su propio Gobierno, de tal manera que ahora –dijo–“muchas comunidades firmarían” los niveles gallegos de deuda pública y de déficit.
Opinó que estos logros se habían debido a haber terminado con las políticas que habían traído la crisis económica, aunque apuntó que es preciso seguir “con las políticas de reforma” hasta 2015, con decisiones que “no son agradables”, como “no lo es contar cómo está España y gestionar la realidad que nos hemos encontrado”, agregó.
En clave gallega, el presidente de la Xunta recordó que Galicia había sido la única región europea en que un Gobierno revalidó su mayoría absoluta en plena crisis económica y dijo que se había logrado porque los ciudadanos deseaban “estabilidad” y un partido, un gobierno y una política “previsibles”.
Agregó que, para el desarrollo de las políticas de la Xunta, desea contar con los partidos de la oposición, pero les recriminó que “nunca” están dispuestos a apoyar al Gobierno y “siempre” a montar “espectáculos”.
A su entender, una de las razones es que la oposición en Galicia está “atrapada en una enorme frustración”, no solo por perder las elecciones (gallegas) de hace seis meses, sino porque pierden todas las elecciones desde 2009, año en que él accedió por primera vez a la Xunta.
Reiteró su deseo de contar con la oposición para participar en los pactos que propuso en el discurso de investidura, para reformar la ley electoral, que resaltó que es un mandado electoral, y para la renovación ordinaria de las instituciones estatutarias.
Apuntó que la oposición tiene “mucho” contra él, pero se preguntó si tiene “algo” en favor de Galicia y le recordó que aún le quedan tres años y medio para decidirlo, mientras que el PPdeG seguirá tendiendo puentes y ofreciendo diálogo y pactos.
No obstante, dijo que su “gran coalición” ha sido con los gallegos tras el resultado de las urnas en octubre de 2012, y que esa coalición es la que ha llevado a Galicia a ser una de las comunidades más solventes. n

Feijóo cierra filas con la política de Rajoy y apoya la agenda reformista hasta 2015