Detienen en Senegal al violador que se fugó de la cárcel de El Dueso

Vista de la cárcel de El Dueso, en la que Guillermo Fernández Bueno estaba preso | aec
|

La Policía detuvo en Senegal, en la frontera con Gambia a Guillermo Fernández Bueno, el preso fugado en busca y captura internacional tras no haber regresado a la prisión de El Dueso (Cantabria) de un permiso de siete días.
Fuentes policiales informaron de la detención de Fernández Bueno y de su novia, una operación que fue llevada a cabo por agentes de la Policía Nacional en colaboración con las fuerzas de seguridad senegalesas. La Policía, según las mismas fuentes, detectó el domingo la entrada del sospechoso en Senegal a través de un paso no autorizado desde Mauritania y ayer finalmente se produjo la detención.
Las características físicas del detenido coincidían con las de Fernández Bueno, pero llevaba un pasaporte falso, de modo que la confirmación oficial no se produjo hasta que cotejaron sus huellas. De acuerdo con las mismas fuentes, el sospechoso iba acompañado por su novia en el momento de la detención.
Guillermo Fernández Bueno desapareció el pasado domingo 22 de julio, cuando debía volver a prisión tras disfrutar de un permiso penitenciario de siete días. Lo hizo acompañado por su pareja, una educadora social que trabajó como voluntaria y a la que conoció hace años en la antigua prisión provincial de Santander.
El huido cumplía condena desde 2001 para cumplir una pena de 26 años y medio de cárcel por violar y asesinar en una cafetería de Vitoria a una empleada de la limpieza el 14 de diciembre del año 2000. Había disfrutado de permisos penitenciarios desde 2012, pero tanto Instituciones Penitenciarias como el juez de Vigilancia Penitenciaria habían rechazado en varias ocasiones su pretensión de obtener el tercer grado.
En los últimos años, el preso había seguido varios programas voluntarios de reinserción como el destinado a los agresores sexuales, otro curso de “vivir sin violencia” y uno de preparación para las salidas de permiso. 

Cooperación policial
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, elogió ayer la cooperación policial con los países del Magreb y del Sahel tras la detención de Fernández Bueno.
En declaraciones durante su visita ayer a Mauritania, facilitadas por el Ministerio, Grande-Marlaska felicitó a la policía española y destacó la cooperación en este caso con Senegal, que permitió efectuar la detención “en tiempo récord”.
“Demuestra que la cooperación que llevamos para luchar contra la inmigración ilegal, contra las mafias, contra el narcotráfico, genera mutua confianza entre nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad”, subrayó el ministro.
Sin esa cooperación, la detención de Fernández Bueno “no habría sido fácil y hace unos años no habría sido posible”, señaló Marlaska, quien destacó también los frutos que ese trabajo conjunto generan en el día a día para proporcionar “seguridad y confianza al conjunto de la sociedad”.
Horas antes de la detención, la Policía Nacional y la Guardia Civil mantenían un “amplio despliegue” para intentar localizar al preso y confiaban en que la operación se pudiera cerrar pronto “con éxito”. l

Detienen en Senegal al violador que se fugó de la cárcel de El Dueso