Activan todos los dispositivos para hacer frente a las bajas temperaturas

La plaza de Pontevedra fue acordonada por la policía para evitar resbalones pedro puig
|

Lo que para los suecos es el pan de cada día durante los meses de otoño e invierno, en A Coruña se convierte en algo excepcional. Las temperaturas bajaron hasta tal punto en la ciudad a primera hora de ayer que muchas calles se cubrieron por completo de hielo, provocando caídas y la intervención de los bomberos y la Policía Local.
Fue a primera hora de ayer cuando se registraron los mayores problemas. Los efectivos del servicio de extinción de incendios tuvieron que realizar varias salidas para echar sal en la zona de Lonzas, Matogrande, la calle Posse y la plaza de Pontevedra, esta última una de las más afectadas, ya que permaneció acordonada durante todo el día de ayer, y los servicios de emergencia no descartaban que se volviese a prohibir el paso hoy en la zona central para evitar caídas de los peatones.
Pese a las medidas de seguridad adoptadas, fue inevitable que durante las primeras horas de la mañana se produjesen resbalones y caídas de viandantes, en especial de personas mayores, y también de ciclistas. En el caso de la plaza de Pontevedra, los efectivos se encargaron de advertir de los peligros del firme a los padres que llevaban a sus hijos a los centros educativos, todo con el fin de evitar resbalones. El Ayuntamiento tiene previsto mantener hoy, y hasta que termine la ola de frío, la alerta en los servicios de emergencia. Aunque aseguran que no se ha activado ningún plan especial con motivo de las bajas temperaturas, si están puestos todos los sentidos para mitigar los efectos de las heladas en las calles.
En concreto, los bomberos están preparados por si hoy es necesario volver a rociar con sal las carreteras del casco urbano, y algunas pasarelas peatonales que puedan resultar peligrosas. Tampoco se descarta que sea necesario acordonar alguna zona más al igual que sucedió con la plaza de Pontevedra.

récord
La estación de Meteogalicia del Palacio de la Ópera fue la que registró ayer el valor más bajo, según los datos aportados por la web del centro meteorológico: los mercurios cayeron hasta los 3 grados en el centro de la ciudad, aunque los termómetros llegaron a marcar cero en zonas como en San Cristóbal das Viñas. La temperatura mínima registrada ayer es la más baja del último mes en A Coruña. Eso sí, al mediodía los coruñeses pudieron disfrutar de sol y de una temperatura máxima de 13,4 grados.
Está previsto que los valores empiecen a subir a partir de hoy. Meteogalicia prevé que los mercurios marquen un mínimo de 5 grados y un máximo de 15 durante la jornada del martes. Los valores serán todavía superiores el miércoles, aunque el ascenso de las temperaturas vendrá acompañado de un aumento de las nubes.
El anticiclón que acompañó a la ciudad durante la última semana dará paso a una borrasca a partir del jueves, y es probable que vuelva a llover el viernes. Por el momento, a los coruñeses solo les queda abrigarse y mirar bien donde pisan para eludir posibles resbalones, sobre todo a primera hora del día.

Activan todos los dispositivos para hacer frente a las bajas temperaturas