Una compañera de Asunta contradice la coartada de Alfonso Basterra

GRA343. SANTIAGO DE COMPOSTELA, 05/10/2015.- Imagen de la vista oral en la pantalla del circuito cerrado del juzgado en la que se ve a los padres de Asunta, la abogada Rosario Porto (i) y el periodista Alfonso Basterra (d), junto con el abogado defensor d

El testimonio sereno y firme de una joven que afirma, sin género de dudas, que vio a Alfonso Basterra en compañía de su hija Asunta por una calle del centro de Santiago en la tarde que desapareció se perfila por el momento como la mayor oposición a la versión ofrecida por el padre, que mantiene que permaneció en su domicilio toda la tarde del día en que murió la menor.
La testigo, antigua compañera de Asunta en su clase de francés, compareció ayer en la quinta sesión del juicio por la muerte de la niña, donde testigos y policías apuntaron datos sobre el comportamiento extraño de los padres y en la que Alfonso Basterra sufrió una llamada al orden por su comportamiento.

llamada al orden
La actitud del acusado fue, al igual que en jornadas anteriores, altiva y arrogante, pero se acentuó en el momento en el que uno de los agentes que participaron en las primeras horas de la investigación contaba que el cuerpo de la niña no era visible en la pista forestal al menos que se iluminase con luz artificial.
Su actitud llevó al presidente del tribunal, Jorge Cid Carballo, a “llamarlo al orden” por primera vez, recordándole al padre de la víctima que no va a “permitir” que esté “haciendo gestos de desaprobación durante todo el juicio”.
La madre de Asunta, que acudió al igual que Basterra una jornada más de riguroso negro al juicio, lloró en numerosas ocasiones.
El principal testimonio que ayer fue en contra de la versión de los padres fue el de una antigua compañera de clase de Asunta, que afirmó ante el jurado estar “segura” de que vio a Basterra en compañía de la niña en Santiago la tarde en la que murió la menor, en la que el acusado mantiene que se quedó en casa.
“Estoy segura de que eran ellos”, apuntó en referencia a Alfonso y Asunta la joven, que tardó tres meses en dar esta información en un primer momento porque creyó que no tenía relevancia y, una vez que conoció la versión del padre, por consejo de su madre, que intentaba “no meter” a su hija en el caso.
La testigo fue muy clara en afirmar que eran Asunta y su padre las personas con las que se cruzó el día 21, entre las 17.00 y las 19.00 horas, en la intersección entre General Pardiñas y República del Salvador. El momento concreto lo fija un ticket de compra de unas zapatillas deportivas que adquirió junto con su novio antes de encontrárselos y que marca las 18.21 horas.
La abogada de Alfonso Basterra, Belén Hospido, incidió en que la cámara de una gasolinera grabó a Rosario Porto, supuestamente en compañía de Asunta, a esa misma hora. Así, ha puesto en duda que la niña pudiese haber viajado este trayecto en esos minutos. No obstante, la joven no precisó si la hora que refleja el ticket era la real e indicó que el encuentro se produjo entre las 17.00 y las 19.00 horas.

Una compañera de Asunta contradice la coartada de Alfonso Basterra

Te puede interesar