Las tiendas seguirán con su horario en las zonas turísticas pese a la liberalización

El Ideal Gallego-2014-07-06-007-071e752f
|

Los representantes del comercio avisan de que el decreto-ley del Ejecutivo central que les obliga a enmarcar una zona de la ciudad como la más turística para poder abrir al público los domingos no les va a afectar en absoluto, pero negociarán un mapa con el Ayuntamiento durante los próximos seis meses. Mientras que estos buscarán dejar al margen a los grandes centros comerciales, los pequeños empresarios del área más visitada apoyan la idea de que la norma es inútil porque el permiso de apertura en domingo para los negocios de menos de 300 metros cuadrados está vigente desde hace años.
Pese a ello, el sector procurará evitar que el Gobierno cumpla su amenaza de declarar “todo el municipio como zona de gran afluencia turística en caso de que no se declaren” puntos concretos. Sin embargo, al margen de que todos estén de acuerdo en la necesidad de descartar de base la competencia de las grandes superficies, asumen que el futuro plano comercial no les afectará.
Una rápida encuesta entre establecimientos del centro –los lugares más turísticos son, según los propios representantes de la profesión, la Zona Obelisco, la Marina y la Ciudad Vieja– deja claro que cada cual mantendrá sus horarios tal y como los tiene en la actualidad. Aquellos que cada jornada festiva se ponen de cara al público aseguran que seguirán abriendo, mientras en los negocios que normalmente permanecen cerrados dicen que serán fieles a su decisión de descansar el último día de la semana. Los ciudadanos observan el debate totalmente divididos.

solo “si hay negocio”
“Cada comercio es libre de hacer lo que quiera pero hay que tener en cuenta qué negocio tienes y a qué público está enfocado”, comenta la encargada de la tienda de perfumes y jabones Inspirazzione, María Pico. En su opinión “solo” abrirán en domingo los días en los que vean “posibilidad de negocio”. Su homólogo en el establecimiento de complementos Pluma y Collar, Pablo Morán, defiende que piensan seguir igual “de lunes a sábado”.
“Los comerciantes también necesitamos descansar y tal y como estamos no podemos asumir los gastos extra de un domingo ni la contratación de más personal”, justifica. Y es que alega que “las tiendas ya tienen un horario más que razonable para poder comprar”.
Por contra hay quienes son fieles a los domingos, eso sí, la mayoría de ellos son los responsables de negocios orientados en gran medida al turismo. “Es verdad que a veces te habría merecido la pena quedarte durmiendo pero yo ese día tengo una clientela fija que no recuperaría por semana”, destaca la dueña de Tarabela, María Menéndez. “Somos un servicio y si vivimos del turismo no tiene mucho sentido cerrar”, remarca y puntualiza: “Así creas empleo y aportas más ambiente a la zona”.

“como los chinos”
No obstante, Menéndez recuerda que fue de las primeras en levantar la persiana en festivo, hace “diez años”, y cuenta que sus compañeros le preguntaban si su empresa era “como los chinos” en lo que respecta a los horarios. Años después parece haber ganado un poco de apoyo gracias a otros locales como Oink!, donde la copropietaria Sandra Vázquez reconoce que son ella y su socia las que asumen todo el trabajo también los domingos. “El decreto no nos afectará porque ya abrimos, pero otros tienen que estudiar su enfoque; si es hacia los turistas tendrán que estar un domingo o cuando llega un crucero”, zanja.
En este contexto, el BNG denuncia que “a medida salvaxe da barra libre nos horarios do PP vai supor a desaparición do pequeno e mediano comercio coruñés e un empeoramento das condicións laborais”. A su vez el PSOE advierte de que “la solución no reside en subir el IVA de los productos para retraer el consumo como ha hecho el PP y luego liberalizar horarios para que los establecimientos estén vacíos”. los clientes

juan cajide

“Es positivo porque dará vida a la ciudad, otra cosa son las ganancias”

“Yo vendría a comprar un domingo, ¿por qué no?”, asegura, y dice que lo fundamental está en controlar las grandes superficies. En todo caso ve positivo el decreto “porque dará vida a la ciudad, aunque otra cosa serán las ganancias”.

antonio gómez

“É crear unha competencia desleal coas grandes áreas”

“A zona centro é de paseo e de parar nos comercios locais e o outro é o consumismo”, defiende, a la espera de que la zona no incluya también a los centros comerciales. Sino significaría “crear una competencia desleal”.

sandra díaz

“O autónomo pequeno tamén terá que descansar”

“Penso que a declaración deste novo decreto é pasarse porque a min dame tempo a comprar”, cuenta. En su opinión el Ejecutivo central debería tener en cuenta que “o autónomo pequeño tamén ten que descansar”.

emilio tapia

“Será una buena medida si contribuye a generar empleo en la ciudad”

“Creo que el plan está orientado más bien al turista pero me podría animar a venir a los comercios un domingo”, reconoce. Y es que, en la medida en la que “contribuya a generar empleo en la ciudad”, el decreto le parece “bueno”.

manuel iglesias

“Para mí abrir los domingos ya sería pasarse un poco”

Para él tiene dos lecturas. “La positiva es la de estar abiertos” para el turista, dice, pero piensa que trabajar los domingos “es pasarse”. “Hay que descansar y así se trabajarían más horas por el mismo dinero”, rechaza.

Las tiendas seguirán con su horario en las zonas turísticas pese a la liberalización