Reportaje | Cuando en el parque de Santa Margarita los campistas tenían su lugar

El camping de Santa Margarita estaba próximo al lugar que ocupan los restos del molino de La Gramela
|

El 15 de abril de 1961 durante el Pleno municipal, hace uso de la palabra el señor. Otero Peón para exponer su criterio de que la corporación tiene perfecto derecho a tratar de la construcción de un camping, que se viene realizando en terrenos del parque de Santa Margarita, antes de que el mismo entre en funcionamiento.

En dicha sesión se acuerda ratificar el dictamen de la Comisión Municipal Permanente de la construcción de un camping en terrenos del parque de Santa Margarita, sin perjuicio de que el mismo pueda ser trasladado, pasado el presente año, a otro emplazamiento que la corporación considere más conveniente, en cuyo caso las instalaciones que ahora se realizan, quedarán para servicio de dicho parque, sin que por lo tanto, se produzca perjuicio alguno para los intereses municipales.

Pero en la sesión del 15 de diciembre del mismo año el propio Otero Perón se hace eco de la petición formulada por varios señores párrocos, en la que solicitan la supresión del camping de Santa Margarita y su traslado a otro lugar, con la intención de evitar de escenas poco edificantes para los niños de sus respectivas parroquias.

Y en la sesión del 15 de enero de 1962, el Pleno da lectura al informe de la Ponencia de Policía y Servicios municipales, que se refiere a la supresión del camping en Santa Margarita, que se pretende por varios señores concejales, al hacerse eco del escrito formulado por los señores párrocos de Santa Margarita, Santa Lucía, San Pedro de Mezonzo y San Rosendo. En este escrito resaltan los actos inmorales llevados a cabo en tal recinto. Después de un largo debate queda el asunto sobre la mesa.
El tema pendiente se trata en la sesión del 15 de febrero. Tras darse cuenta por el señor Otero Peón de las gestiones realizadas por la Comisión especial designada para buscar nuevo emplazamiento al camping, el Pleno del Ayuntamiento acuerda prestar aprobación y proceder de conformidad con cuanto en el mismo se propone. Por lo tanto se ordenaba la clausura de la actual instalación, sin perjuicio de que se haga coincidir con la apertura de las nuevas instalaciones.

Se trataba de una finca de la propiedad de Industrias Gallegas SA, con cuyo presidente, Pedro Barrié de la Maza, hizo una gestión la Comisión, obteniendo verbalmente una promesa de venta en precio de 4 millones de pesetas, cantidad fijada como cifra base de negociación, aunque advirtiendo que posiblemente era la definitiva.

Cambio de ubicación
Esta finca tiene una superficie aproximada de 15.000 metros cuadrados y en ella existen dos casas, recabando el Pleno de la Corporación la autorización precisa para firmar con Industrias Gallegas SA un contrato de opción de compra. La Presidencia se manifestó que el actual camping de Santa Margarita solamente dejará de funcionar cuando entre en funcionamiento el que ahora se propone, como así se acuerda en la sesión plenaria.

Pero en la sesión del 15 de marzo de dicho año, el Pleno municipal, a la vista de los informes contenidos en el expediente tramitado para la adquisición de la finca en la zona de Las Jubias, con finalidad principal de ir a la constitución del Patrimonio municipal, conforme con lo determinado en las disposiciones vigentes y aprobando la propuesta que sobre el particular somete la Comisión de Patrimonio, el Ayuntamiento toma el acuerdo de que se acepte la opción adquirida por “Industrias Gallegas S. A” otorgar con dicha sociedad, por concierto directo, contrato de compra-venta, de la finca de que se trata, integrada por dos parcelas de terreno en el precio de 3.800.000 pesetas, que habrán de ser pagadas con cargo a las consignaciones que fija el señor Interventor de Fondos, en su informe y en la forma siguiente; 500.000 pesetas, en el acto de la firma del contrato y otras 500.000 pesetas, en cada uno de los seis trimestres siguientes a la firma del susodicho contrato y por último, tres millones de pesetas, en el octavo trimestre, dejando desde ahora comprometida la cantidad total, con cargo a Resultas de 1960 y 1961 y a la consignación del Presupuesto vigente de Urbanismo.

Llegando a la sesión del 15 de junio, el señor Otero Peón, pide se informe de las razones existentes para que no se diese cumplimiento al acuerdo del 15 de marzo del año en curso, para adquisición de terrenos, sitos en Las Jubias, destinados a la instalación del camping, contestándole el alcalde que se le informaría, una vez conociese la situación del expediente.
Por último, en la sesión del 15 de marzo de 1967, el señor Arenas Quintela ruega a la Presidencia, se estudie el cambio de emplazamiento del camping de Santa Margarita. La Presidencia le manifiesta que se estudiará, pero que habrá dificultades para ello, dados los escasos sitios disponibles con cara, al mar. El señor Estévez Doamo señala entonces la conveniencia de que caso de llevar a Bens el Camping se estudie antes si va a ser afectado por las obras de la refinería, para evitar un gasto inútil. La Presidencia, manifiesta que así se hará.

Pero el camping de Santa Margarita desapareció y finalmente no se hizo en ningún otro lugar de la ciudad coruñesa una instalación similar.

Reportaje | Cuando en el parque de Santa Margarita los campistas tenían su lugar