El Gobierno garantiza que no habrá consulta y estudiará la “declaración”

|

El portavoz del Gobierno, Iñigo Méndez de Vigo, garantizó que el día 1 de octubre no se celebrará el referéndum de independencia en Cataluña anunciado ayer por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, y aseguró que el Gobierno tomará medidas contra “cualquier actuación” que suponga pasar del anuncio a los hechos, como se recurrieron  “todos los intentos previos de desafiar el ordenamiento jurídico que se hicieron”.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el portavoz descalificó el acto celebrado ayer en la sede de la Generalitat de Cataluña tanto por el contenido como por el marco elegido, una institución de todos los catalanes, y insistió en pedir a Puigdemont que acepte la oferta de acudir al Congreso.

Disimular la soledad
Según el Gobierno, el acto de ayer es una “escenificación para disimular la soledad” de los convocantes del referéndum. “Solo están ya los más radicales, que han fracasado en sus intentos de buscar nuevos aliados”, dijo Méndez de Vigo, que apuntó un triple “varapalo”: el Pacto Nacional por el Referéndum se ha apartado de la convocatoria, la Comisión de Venecia pidió respeto a la Constitución y hay “desavenencias” en el seno de Junts pel Sí.
Méndez de Vigo quiso transmitir tranquilidad a los españoles y aseguró que no sabe qué ocurrirá el día 1 de octubre porque no es “pitoniso”, pero sí qué es lo que no sucederá: “Puedo decir lo que no va a pasar, no se va a celebrar un referéndum ilegal que va contra la Constitución”.
Méndez de Vigo censuró también el marco elegido por Puigdemont, la sede del Gobierno de todos los catalanes. “No tienen respeto por la neutralidad política de las instituciones”, criticó. Fuentes del Gobierno aseguraron después que se analizará la puesta en escena por si cabe alguna actuación contra el uso de la sede de la Generalitat de Cataluña.

Sin precondiciones
Méndez de Vigo insistió en que el anuncio que espera el Gobierno de Puigdemont es la fecha de su comparecencia en el Congreso, una visita para la que el Ejecutivo no pone “precondiciones”. “No ponemos trabas, obstáculos ni condiciones”, dijo Méndez de Vigo.
Respondía así a la posibilidad de que el presidente catalán aceptase acudir al Congreso pero no para llevar una reforma de la Constitución que le permita convocar un referéndum legal. Méndez de Vigo insistió en que el Gobierno quiere diálogo sin condiciones dentro de la ley, pero subrayó también que solo un cambio constitucional permitiría a Puigdemont hacer lo que pretende. “Queremos escucharle y donde mejor se le puede escuchar es en ese foro que puede tomar decisiones, es de pura lógica”, recalcó.
También se refirió al anuncio el ministro de Justicia, Rafael Catalá, quien aseguró que los servicios jurídicos del Estado y la Fiscalía General estudiarán el anuncio de referéndum de independencia hecho ayer por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, por si se pudiera tomar medidas en contra, aunque admitió que en principio solo cabe impugnar “normas jurídicas”. l

El Gobierno garantiza que no habrá consulta y estudiará la “declaración”