Reportaje | El verdadero sentido de la Navidad se amasa con plastilina

el ideal gallego-2018-12-21-036-cd285ef1
|

En estas navidades, las figuras clásicas del belén se cambiaron en San Nicolás por presencias de plastilina, pastores con cabezas hechas de bolitas y pupilas de tamaños variados, que amasaron los niños de catequesis durante varios domingos consecutivos. Para ellos, construir el belén con sus propias manos fue una fiesta porque sin querer, le sacaron punta a su creatividad. Y es que lo bonito de la iniciativa es que no siguieron un patrón. 


Cada uno puso a volar como pudo a los personajes que arropan al recién nacido en el pesebre y de su cabeza salieron a rodar ovejitas, “que eran fáciles de hacer”, los reyes de Oriente y hasta un pescador. Cuenta Liliana, una de las catequistas, que la idea se les ocurrió como una forma de motivarlos. Lo consiguieron porque en su afán por hacerlo más llamativo trabajaron duramente y se esmeraron para ponerle atrezo a los pastores y demás familia: “Intentamos participar en un concurso, pero nos quedamos fuera”. Este será el primero de muchos o eso esperan desde la comunidad religiosa. 

Desde el domingo pasado, los feligreses pueden disfrutar en un rincón del templo de un festival de color. De patos grandes y pequeños que descansan alegres sobre un tapiz verde con trozos de papel albal, que es el río con puente moldeable “Algunas asustan y otras no”, pero todas son geniales porque vienen de la imaginación: “Pensamos cómo podría ser aquello, cada uno tiró para su estilo y hay pollitos, reyes...”, fabricados por niños entre cinco a quince años. Con un paisaje de montañas atrás y papel de cielo, fueron llenando el belén de personitas de plastilina. Junto a los principales, María, José y el niños, los pequeños llenaron la maqueta de secundarios gracias a que a las catequistas Milagros, Liliana, Finuca, Gladis, María y Ana se les encendió una bombillita. Querían enseñarles el verdadero sentido de la Navidad: “Recordarles el auténtico origen de estas fiestas”.

Reportaje | El verdadero sentido de la Navidad se amasa con plastilina