Los titulares de participaciones subordinadas de Eroski acusan al grupo vasco de “robarles”

Los afectados amenazan con boicotear a Eroski pedro puig

Eroski ha planteado a los titulares de sus aportaciones financieras subordinadas liberarles de esta deuda perpetua mediante una operación que implica una quita del 30% de la inversión, pero los afectados ya han mostrado su rechazo frontal a esta posibilidad, y denuncian que su manera de actuar constituye un “robo” a los clientes.
El “acuerdo intenciones” que Eroski ha alcanzado con la banca consiste en canjear las aportaciones financieras por bonos a 12 años por un valor del 55% de la inversión y una remuneración anual del euríbor más el 3%, así como un pago en metálico del 15% de lo invertido, lo que implica una quita del 30%.
Eroski subrayó que se trata de una vía voluntaria, que no plantea la devolución de intereses abonados hasta la fecha y a la que puedan acogerse todos los afectados. Los que no lo hagan seguirán siendo titulares de las subordinadas “como hasta la fecha”. Esta propuesta está sujeta a que Eroski llegue a los acuerdos necesarios con sus acreedores financieros, finalice el proceso de reordenación de su deuda financiera y a que lo autorice la CNMV.
La asociación de afectados por las aportaciones subordinadas financieras emitidas por Fagor y Eroski, Kaltetuak, advirtió de que en caso de que no se les devuelva su dinero es muy posible que Eroski tenga que cerrar y “arrastre consigo a Laboral Kutxa y a todo el grupo Mondragón”.

futuro negro
El presidente de esta asociación, Ricardo González de Durana, señaló que la cadena vasca de distribución tiene un futuro muy negro, no solo por las acciones de boicot que van a reanudar los afectados contra Eroski y Laboral Kutxa, a quienes pretenden “quitar clientes y perjudicar su imagen”, sino porque este año se implantará en Euskadi Mercadona, que le hará mucha competencia.
González de Durana rechazó de plano el “acuerdo de intenciones” logrado por Eroski con la banca.
Explicó que los 40.000 afectados, si no aceptan este acuerdo, tienen como salida la vía judicial individual, pero advirtió de que esta es “larga y costosa”, y además Laboral Kutxa “tiene la orden” de recurrir hasta el final y “llegar hasta el Tribunal Supremo”.
“La oferta que hicieron ayer no es garantía de nada, porque si a Eroski le pasa lo mismo que a Fagor Electrodomésticos –actualmente en concurso de acreedores–, los bonos a 12 años que ofrecen, con un valor del 55% de la inversión, pueden ser papel mojado en cualquier momento”, y en ese caso “perderíamos el 85% del dinero” invertido, explicó. La llegada de la competencia –en referencia a Mercadona–, las acciones de boicot y esta “manera de actuar que ha tenido Eroski, robando a sus clientes,” hace que el futuro de Eroski esté en entredicho, a juicio de Kaltetuak.
Entre las acciones de boicot, el presidente de este colectivo ha anunciado que se retomarán las concentraciones ante Eroski y frente a las sucursales de Laboral Kutxa.
Por su parte, la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) criticó que Eroski plantee el mismo canje para dos emisiones distintas en su fecha de emisión y condiciones porque “vulnera principios básicos en el tratamiento de los ahorradores”.
A su juicio, la propuesta de Eroski es un “corralito” de la mayor parte de los ahorros y no supone una solución definitiva, porque los titulares de los nuevos bonos seguirán expuestos a los riesgos derivados de la situación que atraviesa la empresa.

Los titulares de participaciones subordinadas de Eroski acusan al grupo vasco de “robarles”

Te puede interesar