La UE supera el último obstáculo para terminar con el roaming en los móviles

Bruselas añadirá salvaguardas a los usuarios para que no hagan un uso abusivo REUTERS/Francois Lenoir
|

La Unión Europea logró en la noche de ayer un acuerdo sobre las tarifas máximas que los operadores podrán cobrarse entre sí cuando sus clientes estén en otro Estado miembro, lo que supone el último paso de la legislación necesaria para asegurar que desde junio de este año las comunicaciones en itinerancia serán gratuitas en todo el espacio comunitario.
“Era la última pieza del puzzle”, celebró el vicepresidente de la Comisión Europea responsable del Mercado Único Digital, Andrus Ansip, quien destacó que las nuevas normas aseguran a los europeos que podrían viajar dentro de la UE “sin cargos de roaming añadidos”; al tiempo que se garantiza a las compañías que podrán seguir ofreciendo servicios competitivos. Además de los límites a las tarifas mayoristas, la Unión Europea impondrá también salvaguardas a los usuarios, con el objetivo de asegurar el “uso justo” del servicio y evitar “abusos”.
Como garantía, la Comisión Europea deberá también reevaluar e informar cada dos años sobre el impacto de las nuevas reglas de roaming, para vigilar que están funcionando o proponer “nuevos techos” tarifarios si fuera necesario. El primero de estos informes deberá estar listo para el 15 de diciembre de 2019.

tarifa de DATOS
Así las cosas, el tope mayorista para datos se rebajará de los 50 euros por GB a 7,7 euros por GB con la entrada en vigor del “roaming como en casa” este mes de junio, y continuará bajando de forma progresiva: 6 euros/GB en enero de 2018; 4,5 euros/GB el 1 de enero de 2019; 3,5 euros/GB en la misma fecha de 2020; 3 euros en 2021; hasta fijarse en 2,5 euros/GB en 2022.
La UE calculó que este recorte progresivo en base a la previsión de que el mayor uso de servicios móviles de datos y el desarrollo de nuevas tecnologías y una competencia efectiva contribuyan a reducir el coste de los servicios en itinerancia que ofrecen los operadores.
Para las llamadas de voz, el bloque comunitario se reducirá de 0,05 euros/minuto a 0,032 euros/minuto; mientras que el tope para los mensajes de texto será de 0,01 euros por mensaje.
Ello implica que decae el mecanismo de salvaguarda que reclamaban los países del sur, en especial España, para compensar a los operadores de países en donde existe una gran afluencia de turistas extranjeros.
La idea era proteger la sostenibilidad del sector mayorista con la posibilidad de imponer un recargo en circunstancia “excepcionales” y previa autorización previa del regulador, siempre que la tarifa final no superara los 0,0085 euros por MB.
Sin embargo, en las negociaciones finales se optó por no incluir ese instrumento de “estabilización”, porque “se prefirió, en pro de la predictibilidad, contar con un marco de tarifas común”, explicaron ayer fuentes comunitarias. España no ofreció por el momento una valoración sobre las condiciones del acuerdo final, a la espera de recibir el documento definitivo y analizar en detalle sus implicaciones.
Las condiciones las pactaron los negociadores del Parlamento Europeo, los Veintisiete y el Ejecutivo comunitario, por lo que necesitan aún el visto bueno formal de cada institución en las próximas semanas.
Tras un proceso que ha durado casi diez años y que ha llevado a rebajar en casi un 90% desde 2007 el coste de las llamadas u otras comunicaciones móviles cuando se está en otro Estado miembro, la UE aplicará a partir del 15 de junio de este año el fin del roaming, pero permitirán el “uso leal” del servicio en itinerancia sin sobrecostes.

La UE supera el último obstáculo para terminar con el roaming en los móviles