Rosario Porto es enterrada en el cementerio de Boisaca de ante una docena de personas

El entierro tuvo lugar en Santiago | álvaro ballesteros (ep)
|

El cuerpo de la madre y asesina de Asunta Basterra, Rosario Porto, descansa ya en el panteón de su familia materna situado en el cementerio de Boisaca, en Santiago de Compostela. Al entierro asistió en torno a una docena de personas, entre ellas familiares y el que fue su abogado, José Luis Gutiérrez Aranguren.

El cuerpo recibió sepultura sobre las 13.30 horas del mediodía. El coche fúnebre llegó a Boisaca minutos antes y, tras acceder hasta donde se encontraba la tumba por la entrada principal, los operarios introdujeron en ella el féretro a la hora prevista.

Frente a la lápida, un pequeño grupo de personas ataviadas con mascarilla, compuesto por parientes y Aranguren, observaron la entrada del ataúd en un sobrio acto bajo el sol que se ha celebrado sin sacerdote y sin palabras por parte de los presentes.

Y es que no hubo ninguna ceremonia convocada por familiares que se hicieron cargo del cuerpo, ni tampoco se acercó hasta el cementerio ningún curioso.

 

Cortejo desde Ávila

El cortejo fúnebre partió en la mañana de ayer desde el tanatorio de Ávila, donde permaneció el cuerpo de Rosario Porto desde que se suicidó el pasado 18 de noviembre en la cárcel de Brieva y hasta que el juez autorizase en los últimos días su traslado hasta la capital gallega.

Porto apareció muerta en su celda siete años después del asesinato de su hija adoptiva, Asunta, por la que ella y su exmarido, Alfonso Basterra, fueron condenados a 18 años de cárcel. Ella defendió siempre su inocencia.

Rosario Porto es enterrada en el cementerio de Boisaca de ante una docena de personas