Cientos de empleados de justicia marchan al grito de “resistencia”

Sindicatos de justicia se concentraron delante de la sede del Igape en Santiago | xoán rey (efe)
|

Cientos de trabajadores de la justicia gallega se manifestaron ayer en las siete ciudades de la comunidad al grito de “resistencia” contra “la prepotencia”, al tiempo que han mandado un mensaje a la Xunta: “Estamos esperando su llamada”, destacó uno de los portavoces del comité de huelga, Manuel Díaz, de UGT.
De acuerdo con los datos de los sindicatos, el seguimiento de esta nueva jornada de paro es de “prácticamente” el 90% en toda la comunidad, en un escenario en el que atribuyen una “posición enquistada” y “mentiras” al Gobierno gallego, en palabras de Díaz.

Por encima de la media
Por su parte, la Xunta rebajó el seguimiento al 40,3% y subraya que mantiene su “disposición a dialogar” y su oferta de hasta 1.080 euros anuales por trabajador, “que coloca a Galicia por encima de la media del conjunto de las comunidades autónomas”.
En A Coruña, unas 300 personas secundaron la manifestación convocada por las centrales sindicales, que partió desde la antigua sede de la Audiencia Provincial para realizar un recorrido ante distintas sedes judiciales y terminar ante la Delegación Territorial de la Xunta.

Denuncia a un juez
Antes, los sindicatos presentaron una denuncia por “vulneración del derecho de huelga y suplantación del cuerpo auxiliar judicial” contra el magistrado del Juzgado de Instrucción número 4 de A Coruña, Víctor Pardo Domínguez, explicó el portavoz de las centrales sindicales Javier Fernández.
En Santiago, la marcha salió de los juzgados de Fontiñas hasta la sede de la EGAP, donde en torno al centenar de personas que la secundaron terminó la protesta entonando una particular versión del “Resistiré” del Dúo Dinámico.
En Vigo más de un centenar de personas se concentraron tras la pancarta “Non á discriminación laboral na xustiza galega”, y al grito de “ni un paso atrás”. En el lugar depositaron un ataúd con un muñeco que llevaba en la cara una fotografía de Feijóo, y estuvieron presentes varias personas disfrazadas de viudas y una monja.
Mientras, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseguró que su Gobierno está dispuesto a seguir negociando para desbloquear el conflicto de la justicia, aunque rechazó que se incorporen intermediarios al diálogo, al tiempo que cuestionó la actitud sindical por rechazar una subida media “de 1.000 euros al año” cuando hay gallegos que no cobran esta cifra al mes.
“Si el objetivo es que no haya acuerdo, seguirá el desacuerdo”, manifestó Feijóo, quien sugirió que los sindicatos “no representan adecuadamente el sentir de la mayoría” de los trabajadores.

Cientos de empleados de justicia marchan al grito de “resistencia”