Crispación electoral

El 31 de julio ya se vivió otra manifestación del deportivismo javier alborés

Nadie duda de las virtudes y el deportivismo de los candidatos a la presidencia blanquiazul. Tan solo el haber dado un paso adelante para convertirse en opciones de futuro es para la loa. Por compromiso, obligación moral, por haber dado la cara, los ‘presidenciables’ merecen el reconocimiento de la afición, pero en las últimas horas los seguidores blanquiazules no están demasiado contentos con el cariz que están tomando los acontecimientos. Muchos aficionados creen que la competitividad es buena, pero no la crispación.
A seis días de la Junta de Acreedores, la cita más importante en la historia reciente del Deportivo, el panorama electoral tiene a Germán Rodríguez Conchado en plena campaña, solicitando información a Tino Fernández sobre delegación de acciones, uso de teléfonos de accionistas, contratos de su empresa... Tanto Tino como algunos de sus más estrechos colaboradores han respondido en las redes sociales tildando al abogado coruñés de ‘difamador’ y, mientras tanto, López Cascallar ha convocado una manifestación el próximo martes, a partir de las ocho de la tarde, en la Plaza de Pontevedra. Lo hace el candidato ante “la falta de acuerdo” entre el club y su principal acreedor, la Agencia Tributaria, de cara a la la junta de acreedores.
Aunque la candidatura de Tino Fernández ha decidido no contestar ‘más’ a Rodríguez Conchado, el letrado emitió ayer un nuevo comunicado, explicando de nuevo su postura para con el presidente de Altia. La campaña sigue adelante y lo hace entre palabras duras, en ocasiones malsonantes, algo que, según el deportivismo, no beneficia al proceso de renovación de la entidad blanquiazul.
Una vez que Lendoiro decidió no presentarse a la reelección, por las razones que sean, se atisbaba que, incluso, podría haber cierto entendimiento entre los tres candidatos pero es, simplemente, imposible, como demuestra el hecho que no se ha llegado a un acuerdo total para las elecciones del día 21, sólo al de ampliar el número de consejeros hasta situarlo en siete.
La afición está hablando, alto y claro. Palabras como “circo, imagen deteriorada, todos culpables”, salen de la boca de los seguidores herculinos, sin ir más lejos, en estas páginas.
Afortunadamente llega el sábado, la previa del partido de mañana y, al menos por unas horas, se podrá volver a hablar de fútbol, sólo de la pelota y de los once deportivistas que salten a por la victoria en el campo del Jaén. Será un bálsamo. n

Crispación electoral

Te puede interesar