La aprobación del presupuesto deriva en un debate sobre el coordinador

|

Sada cuenta ya con el presupuesto de 2012 aprobado de manera definitiva. Y lo tiene gracias a los votos de los nueve concejales del gobierno local. Es decir, tal y como se esperaba, ya que tampoco fue ninguna sorpresa que el BNG y el PSOE votaran en contra.

Al pleno de ayer, de carácter extraordinario, no asistieron tres ediles, uno por cada grupo de la oposición, ya que se ausentaron Ximena Campos, por parte nacionalista; Raquel Bolaño, por los socialistas; y el único representante de aPsi, Fernando Campos, el único que siempre apoya, sin fisuras, las propuestas del ejecutivo.

Aunque en el orden del día se incluyó en primer lugar una modificación en la ordenanza municipal relativa a la ocupación del suelo público por parte de las barracas de feria –para poder dar cabida a las máquinas expendedoras de refrescos–, que fue valorada de forma negativa por el Bloque y contó con la abstención del ayer único miembro del grupo socialista, José Garrote, el punto fuerte era la aprobación definitiva del proyecto de presupuestos para el presente ejercicio.

Fue hace ya un mes y medio, el pasado 28 de febrero, cuando la concejala de Hacienda, la popular María Núñez, presentó en el salón de sesiones el proyecto presupuestario para este año con el fin de sacarlo adelante de manera inicial.

Entonces, como hizo ayer, los calificó de “realistas, prudentes, rigurosos y muy meditados”, palabras que hizo suyas también el alcalde, Ernesto Anido, quien añadió que, consciente de que son unas partidas “duras” –por la amortización de plazas que supone dejar a dos trabajadores interinos en la calle– pero “necesarias”.

El comienzo de la intervención realizada ayer por la concejala se refirió al rechazo de las alegaciones presentadas durante el período de exposición pública. Fueron el grupo municipal del BNG y Argimiro Casco, quien lo hizo como particular y como secretario general de aPsi –en contra de lo que piensa el concejal Fernando Campos, con quien está enfrentado desde hace tiempo–, los que solicitaron al gobierno local que realizara modificaciones en los presupuestos, pero sobre todo encaminado a la supresión de la figura del coordinador general.

Precisamente ese argumento fue el que ocupó la única alegación de los nacionalistas, que ayer, en boca de su portavoz, el exalcalde Abel López Soto, reiteró su petición al equipo de Anido de “desistir nesa barbaridad” de contratar a alguien que, por unos 70.000 euros anuales, según sus estimaciones, hará el trabajo “que debe facer o alcalde”.

Para el regidor, sin embargo, continúa siendo una contratación “necesaria e inaplazable” y defendió la amortización de plazas que desde el BNG, el PSOE y las citadas alegaciones del mencionado Casco, criticaban.

El BNG, como ya había dicho el día anterior, después de la comisión informativa previa al pleno, se mostró convencido de que el coordinador será un funcionario de los que ya trabajan en el Ayuntamiento de Sada porque, como insistió López Soto, lo contrario sería “infrinxir a lei”.

 

Informe de Intervención > En este sentido, señaló el portavoz nacionalista que esta afirmación no fue desmentida ni rechazada en el informe elaborado por el departamento de Intervención, algo que no se ve de la misma manera desde el bando del gobierno local, que interpretan que en dicho informe sí se desmiente al Bloque, ya que “el coordinador general podrá ser un funcionario de cualquier administración pública”.

Es más, durante la sesión plenaria de ayer, Ernesto Anido leyó la parte del informe en el que se habla de “personal de las administraciones públicas”, momento en el que se giró para que el propio interventor –quien, por cierto, asistía a su último pleno en Sada, ya que se traslada al Ayuntamiento de Arteixo– le confirmase con un gesto que, efectivamente, era tal y como lo estaba anunciando.

Este coordinador corresponderá a “un licenciado universitario, técnico superior de administración y considerado personal directivo de libre designación”, como recordó el consistorio ayer en un comunicado.

 

Descalificaciones > Pero la polémica llegó cuando, tras acusar el alcalde al BNG de “tergiversar y mentir” sobre las partidas incluidas en los presupuestos, se dirigió a Abel López Soto –“pero no se tome a mal”, le dijo antes de nada– para acusarle de llevar casi un año, desde que pasó a la bancada de la oposición, “echando espuma por la boca”, una afirmación que encendió los ánimos de los concejales nacionalistas.

Casi sin tiempo para que reaccionara el propio portavoz del BNG, su compañera y número dos en las listas, María Xosé Carnota, criticó la “posición tabernaria” de la que estaba haciendo gala el regidor con estas declaraciones. Como anécdota, en medio de la confusión, la edil nacionalista se dirigió al alcalde como Antonio Aguión –concejal de Urbanismo–, con quien ya ha tenido más de un roce en diferentes plenos de la corporación sadense.

La aprobación del presupuesto deriva en un debate sobre el coordinador