Miles de romeros cierran las fiestas en el parque de Santa Margarita

El Ideal Gallego-2015-08-31-004-7f956656_1
|

Las fiestas de María Pita llegaron ayer a su fin con la tradicional romería de Santa Margarita. El parque que lleva su nombre se convirtió en un hervidero de actividades a las que acudieron miles y miles de personas a lo largo de todo el día.
Sin embargo, la masiva afluencia de público se contrapuso con la exhibición de empanadas. El cambio de formato propuesto, de concurso con premios a muestra con fines solidarios a cambio de dos entradas para un concierto de la Sinfónica no convenció. 
Tan solo dos personas se animaron a llevar su producto gastronómico al centro cívico del lugar, para que, a continuación, fuesen llevadas a la Cocina Económica.
Tampoco se acercó demasiada gente para observar las empanadas. La tradicional imagen de decenas, cientos según el año, de personas agolpándose para probar las empanadas, no se dio ni por asomo. 

Programa
Mejor suerte corrió la Banda Municipal de Música. El concierto al aire libre, en la explanada de la Casa de las Ciencias se abarrotó de gente, curiosos y amantes de la música por igual.
La agrupación folclórica Donaire realizó varias exhibiciones a lo largo del día. Cancoruña hizo lo mismo en el área canina con perros de trabajo deportivo, además de juegos infantiles.
Muchos de esos visitantes aprovecharon el buen tiempo para comer en el parque. La gastronomía nunca falla a la cita. Rosquillas artesanas, pulpo á feira, algodón de azúcar... No faltó de nada en la romería. 
Tampoco las atracciones que cada año son un reclamo más para disfrutar de unas fiestas del barrio, que ayer compitieron con las de Novo Mesoiro, en donde hubo sesión vermú, actividades deportivas y juegos tradicionales para los niños.
Santa Margarita también tuvo su espacio para los más pequeños y tampoco faltó la música de orquesta. Una de las actuaciones que más divirtió a los pequeños de la casa fue el espectáculo de Mago Rafa, también en la Casa das Ciencias.
La ilusión y los trucos hizo que los niños y los adultos disfrutasen de este show.
Y si en Novo Mesoiro actuó al medio día los Claretes, la orquesta Miramar lo hizo en el escenario de Santa Margarita, en versión verbena.
Desde las nueve de la noche, los que se acercaron hasta el parque pudieron bailar al ritmo de los grandes clásicos que suenan en todas –o casi todas– las verbenas.
Otra tradición que se mantiene año tras año es el espectáculo pirotécnico. A las once de la noche las luces de los fuegos iluminaron la noche coruñesa, para despedir a los miles de romeros y poner punto y final a las fiestas de María Pita.

Miles de romeros cierran las fiestas en el parque de Santa Margarita