Demarcación de Costas niega que dragar la ría suponga un riesgo de contaminación

Samuel Juárez pide tiempo para realizar un proyecto “muy, muy complejo” pedro puig
|

Algunas voces, entre ellas la del propio presidente de Augas de Galicia, dudaban de que el dragado de O Burgo fuese la mejor solución para la ría por los peligrosos materiales contaminantes derivados de antiguas industrias del entorno que podrían entrar en suspensión con el movimiento de tierras. El proyecto de Demarcación de Costas lo descarta. Admite que la obra “lleva asociada la remoción del material del fondo, poniéndolo en suspensión”, pero señala que “este efecto estará localizado en el fondo y será poco persistente”, por lo que no tendría que afectar a la calidad del agua en un futuro.
Que sea así dependerá del tipo de maquinaria utilizada y el método de dragado por el que se apueste. Por ello, el Estudio de Impacto Ambiental que se iniciará una vez finalizado este primer período de consultas tendrá que estudiar “qué tipo de draga es más conveniente tanto desde el punto de vista técnico como ambiental”. En este sentido, el Ministerio de Medio Ambiente señala que “el plan de trabajo se diseñará de modo que incluya ciclos de dragado que minimicen el impacto sobre la calidad de las aguas”. Y es que el documento indica también que, si se utilizan medios hidráulicos, el rebose de agua que se producirá “dará lugar a una mancha de turbidez, con una mayor o menor concentración de sólidos en suspensión, que poco a poco acabará sedimentando”.
El cómo se realizará la actuación dependerá del Estudio y de la Declaración de Impacto Ambiental definitivos, pero ya este documento contempla medidas preventivas para minimizar la puesta en suspensión y dispersión de partículas finas en la atmósfera. Exige el establecimiento de “equipos auxiliares, como pantallas antiturbidez para reducir la posible afección en zonas de interés”, así como aliviaderos y otras acciones que eviten posibles efectos dañinos, por ejemplo, sobre la actividad pesquera.

"tiempo"
En cualquier caso, se trata de una actuación difícil y, por ello, el delegado del Gobierno, Samuel Juárez, reclamaba ayer “tiempo” para desarrollar este plan.
“Esto es un trabajo muy, muy complejo que no se aborda de un día para otro”, declaraba en los desayunos On/Off organizados por el Colexio de Xornalistas. El portavoz no quiso avanzar plazos, aunque admitió que la obra no podrá comenzar hasta disponer de la Declaración de Impacto Ambiental, un proceso que se alargará meses. Por el momento, las administraciones implicadas todavía no han recibido formalmente el documento que el ministerio hacía público el martes .
En cuanto a las partidas económicas señala que “poner dinero” cuando la tramitación no está finalizada sería “inútil y un ejercicio de cara a la galería”.

Demarcación de Costas niega que dragar la ría suponga un riesgo de contaminación