Santiago vuelve al cierre perimetral dos semanas después de su apertura

Un grupo de personas observa las luces de Navidad en una plaza de Ourense | aec
|

Santiago, volverá a quedar cerrada perimetralmente, en una fecha por especificar, informó el comité clínico que asesora a la Xunta en la gestión de la pandemia tras una larga reunión celebrada en la tarde de ayer.

Ese órgano determinó que Compostela debe pasar además a un nivel medio de restricciones, al igual que los municipios de Santa Comba, Mazaricos, Negreira, Carnota, Rodeiro, A Illa y Fisterra.

En el caso de las localidades de Ribeira, Bueu y Baiona, subirán al nivel máximo de restricciones.

Y, como informa un comunicado del Gobierno gallego, tras analizar la evolución epidemiológica en el conjunto de los ayuntamientos, los expertos abogaron por implementar una vigilancia especial en Verín, O Barco, A Rúa, Cedeira y San Sadurniño.

Por el contrario, se suavizan las limitaciones en Barro, Coristanco, Laxe, Carballo y Ponteceso, con lo cual recuperan la 
movilidad.

El plan de Navidad, hoy
Las determinaciones adoptadas respecto a la Navidad, el gran reto de este mes de diciembre, serán comunicadas en una rueda de prensa que se celebrará este miércoles y en la que comparecerán el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, la directora general de Salud Pública, Carmen Durán Parrondo, y el gerente del Sergas, José Flores. 

Sanidade reconoció que en los últimos días se registró a una “ligera” tendencia ascendente del coronavirus en Galicia. A pesar de estos datos, la directora xeral de Saúde Pública, Carmen Durán, descartó teorizar sobre la posibilidad de incrementar las restricciones o ponerlas de nuevo en lugares donde los casos vuelven a superar la centena por 100.000 habitantes.

En concreto, Carmen Durán habló de una “nueva ligera tendencia al ascenso” de los casos en Galicia, aunque ha precisado que los expertos toman sus decisiones a partir de multitud de indicadores y no solo a la cifra de casos activos. El comité de expertos constituido por impulso de la Xunta y del que emanan las decisiones que decreta el Gobierno gallego en la pandemia se reunió  con dos asuntos primordiales: abordar el plan gallego para la Navidad y el diseño de la campaña de vacunación en Galicia.

Levantar los cierres
En ambos casos, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el responsable de Sanidade, Julio García Comesaña, reclamaron que en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) se elaborase una estrategia coordinada para contar con un marco común para el conjunto del Estado.

El plan que tiene la Xunta encima de la mesa es el “criterio” de limitar los encuentros a dos unidades familiares, sin límite en el caso de convivientes, por lo que esa será una de las bases sobre las que trabaja el comité clínico. El conselleiro también se pronunció acerca de la movilidad interna en Galicia. En este sentido, dijo que no tendría sentido impedir la movilidad para reuniones familiares si, por ejemplo, está permitida estos desplazamientos desde fuera de la comunidad, pero ello no quiere decir que los perímetros de las ciudades se vayan a levantar. Es más, la Xunta aseguró que volvería a adoptar medidas de restricciones en aquellos lugares en los que la situación empeore aunque sea en fechas navideñas.

Santiago vuelve al cierre perimetral dos semanas después de su apertura