“La fiesta del cine merece una jornada de reflexión”

El Ideal Gallego-2013-10-25-017-eb2c3822
|

Pepón Nieto es hoy y mañana en el Colón, Carlos, el hijo de una señora encamada a la que viste y lava, pero de la que desconoce su verdadera cara. Porque en realidad es “un bicho y un alien”, ocurre que él y su hermano traman darle un empujoncito final que los libere de ella para siempre.
“Mitad y mitad” es el guión de la mayoría de las familias, asegura el protagonista, “que se quieren hasta que aparecen cuatro duros por medio o un trozo de terreno y todo se acaba”. La obra supone el reencuentro entre dos caras televisivas que se hicieron amigas en “Los hombres de Paco”: “Fueron cinco años en los que veía más a Paco que a mi familia y al revés”. Esa misma complicidad que se veía en la serie la llevan ahora a las tablas. Para interpretar una comedia con tintes negros donde Pepón sueña con irse a las islas Canarias y huir así del horror de su madre.
“Incapaces de matar a una mosca”, los dos hermanos se plantean matarla, pero “solo la idea de pensarlo les acojona” y aunque “todo puede parecer un drama”, el espectador no para de reírse.
Con su último proyecto cinematográfico “Las brujas de Zugarramundi” en cartelera, Pepón está satisfecho al comprobar que los espectadores siguen amando el cine. Lo han demostrado, dice, al acudir en masa a las salas por la fiesta del cine y esto confirma que no lo hacen normalmente por dinero y “no como decía el ministro Montoro por la calidad”. Es más, las más demandadas han sido las españolas como en la que participa: “Esto merece una jornada de reflexión”, afirma. Y prepara la siguiente entrega como un deportista. Porque en el teatro, también hay que aguantar el ritmo. n

“La fiesta del cine merece una jornada de reflexión”