Reportaje | Las embarcaciones imposibles vuelven a navegar en la playa de Suevos

|

Los barcos “feitos na casa” volvieron a navegar –y, en algunos casos, naufragar– ayer en Suevos, donde tuvo lugar la XXXI edición de la Regata de Embarcaciones Caseras, organizada por el Club Náutico Langosteira.
El colorido y el buen humor llenaron el arenal desde primera hora de la tarde, donde decenas de participantes desfilaron antes de echarse a la mar montando un verdadero espectáculo. Una torre petrolífera que ironizaba sobre el precio de los combustibles y un tiburón gigante que atemorizaba a los bañistas como en la película fueron solo algunas de las creaciones. “Es la regata de barcos caseros que se sigue celebrando más antigua de Galicia”, explica Carlos Docampo, presidente del club Langosteira.
Evento adictivo
El evento “engancha”, dice Docampo, y atrae a participantes no solo locales, sino provenientes de otras zonas del país. “Este año vinieron unos chicos de Andalucía y repitieron dos italianos que ya estuvieron el año pasado y les encantó”, comenta.
El recorrido es de una milla y media, no mucho para un barco en condiciones pero una auténtica odisea para las embarcaciones que participan, donde abunda el cartón y el poliespán. En esta regata, más que en ninguna, solo importa el participar y pasar una tarde de risas entre amigos.l

Reportaje | Las embarcaciones imposibles vuelven a navegar en la playa de Suevos