Los socios del Centro Gallego de Buenos Aires aceptan su venta al grupo Ribera de Salud

Exposición sobre la historia del Centro Gallego de Buenos Aires, inaugurado hace 110 años | aec
|

Los socios del Centro Gallego de Buenos Aires aprobaron auer, en asamblea extraordinaria, aceptar la venta del edificio del centro y la cesión de la gestión de sus servicios sanitarios a la empresa española Ribera de Salud, que había hecho una oferta de 42 millones para hacerse con el inmueble y se había comprometido a invertir en su modernización.
La asamblea extraordinaria convocada ayer ponía a los socios en la tesitura de elegir entre aceptar la oferta de Ribera de Salud o plantear la quiebra de la entidad, ya que “las nefastas y sucesivas administraciones” y “la falta de legitimidad de quienes ocuparon cargos dentro de esta institución”.
Esta situación, denunciaban sus actuales gestores, había dejado al Centro Gallego de Buenos Aires “al borde de su cierre, de su desintegración, de su fin”.
La entidad, fundada hace 110 años y que es un icono para la diáspora gallega en Argentina, lleva décadas en una situación económica complicada y su hospital está intervenido por el Gobierno argentino desde hace cinco años a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes), dada su situación “crítica” marcada por las deudas.
Además de los servicios sanitarios, el centro tiene relevancia cultural y patrimonial, dado que guarda una biblioteca con más de 20.000 volúmenes y una pinacoteca con cuadros de Maside, Laxeiro, Seoane o dibujos de Castelao, que falleció en sus instalaciones en 1950.
Será ahora una comisión la que se encargará de negociar las condiciones de esta venta con la empresa que ha realizado la oferta y que se ha comprometido a mantener la plantilla. Los socios reclaman, además, que el patrimonio permanezca en el centro.
Por su parte, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, dijo que el Ejecutivo autonómico dedicó más de once millones de euros desde el año 2011 para pagar las deudas que había contraído el Centro Gallego.
El jefe del Ejecutivo gallego afirmó, en declaraciones a los periodistas, que “la inmensa mayoría” de las personas que reciben asistencia sanitaria en él “no son gallegos, son argentinos; en consecuencia le corresponde al Gobierno argentino buscar una solución toda vez que la Xunta pagó más de once millones de euros”.
“Lo primero que hicimos los gallegos es que el Centro tuviese viabilidad económica y pagase las deudas”, indicó Feijóo, y añadió que, “a partir de ahí, lo que deciden los socios es gestionar ese hospital y como consecuencia del déficit de gestión y de ingresos es el Gobierno argentino quien interviene”.

Los socios del Centro Gallego de Buenos Aires aceptan su venta al grupo Ribera de Salud