La red coruñesa demuestra estar lista para el teletrabajo tras 40 días sin incidentes graves

27 enero 2013 A Coruña.- La crisis multiplica la venta de objetos de segunda mano a través de Internet
|

Uno de los cambios que ha traído consigo la crisis sanitaria es el teletrabajo. Muchos empleados tienen que trabajar desde sus hogares para respetar el confinamiento, pero cabe preguntarse si seguirán haciéndolo cuando se vayan levantando las restricciones y si la red de comunicaciones coruñesa está preparada para ello. El Colegio Profesional de Enxeñería en Informática de Galicia (Cpeig) no tiene dudas sobre ello. “No quiero exagerar, pero A Coruña como ciudad no tiene nada que envidiar a grandes ciudades como Madrid o Barcelona”, señala su presidente Fernando Suárez, que también espera que se reduzca la cantidad de teletrabajo, pero que permanezca en unos niveles superiores a antes de la cuarentena.

“Vamos a llegar a un término medio. Muy lejos de que el teletrabajo sea la normalidad, pero lo más probable es que se llegue a un término intermedio. No vamos a tener tanto trabajo como ahora mismo pero vamos a mejorar la capacidad que teníamos hace dos meses”, explica Suárez. Todas las empresas tuvieron que adaptarse forzosamente a la situación, pero de forma inesperada y brusca, así que no contaban con los recursos necesarios. A pesar de todo, es notable la falta de incidentes que ha registrado la red.

Videoconferencias

Para el Cpeig, las redes están aguantando muy bien el estrés a la que las están sometiendo. No por el teletrabajo, sino por otros factores como la teleenseñanza y, sobre todo, por el consumo de ocio, pero principalmente vídeo y consumo que hacen los niños y adultos con las consolas. “Están todos conectados online al Fortnite y Fifa y eso estresa mucho las redes”, asegura .

Mención aparte merecen los sistemas de videoconferencia. Aunque no hay datos completos, se sabe en algunos sistemas su demanda creció el 10.000% a nivel autonómico. De hecho, la videoconferencia es lo que más consumo supone. “Estamos usándolos en demasía cuando con una llamada de telefónica sería suficiente –opina Suárez–. Parece que los usamos para participar y hablarnos más, para hacerse ver”. Pero con todo, la red aguanta. Hay que tener en cuenta que España es el país europeo con más kilómetros de fibra. “El problema que tenemos en Galicia es en el ámbito rural. Es lógico porque esto es un negocio, que despliegan fibra donde hay beneficio. No es lo mismo hacerlo en A Coruña con 250.000 habitantes y gente joven, estudiantes y empresarios que en aldeas con gente mayor y que usa menos la tecnología”.

Mentalidad

Así que el principal obstáculo es de mentalidad. “Por ahora seguimos midiendo el rendimiento por la pura presencialidad, pero eso con el teletrabajo ya no es posible”, explica Suárez. Una vez se haya cambiado de actitud, será cuando tanto el empleador como el empleado se darán cuenta de todos los beneficios que aporta el teletrabajo. “Pero hasta que sea así, para el empleador habrá dudas sobre el rendimiento y para el empleador habrá un exceso de horas de trabajo”, advierte

Estos beneficios incluyen conciliación familiar, disponibilidad horaria e incluso desde el punto de vista productivo porque permite trabajar cuando se está más activo.

La red coruñesa demuestra estar lista para el teletrabajo tras 40 días sin incidentes graves