La comunidad evangélica de O Portiño podrá pedir el centro social para el culto

el ideal gallego-2018-10-17-011-7e691595
|

Al respecto, el alcalde, Xulio Ferreiro, declaró que en O Campanario, como en cualquier otro centro cívico de la ciudad, cualquier entidad puede solicitarlo para hacer usos sociales: “Ese será o criterio que se siga no Campanario como no resto de lugares da cidade”.

Fuentes del poblado aseguran que se está en conversaciones con el Gobierno local que permita llegar a un acuerdo, que probablemente dependerá de cuáles sean las funciones que desarrolla la iglesia, más allá de las puramente espirituales, teniendo en cuenta que el Gobierno de la Marea Atlántica se ha distinguido siempre por una escrupulosa laicidad. Nunca ha aceptado participar en procesiones, misas o cualquier otro acto religioso. Por otro lado, el edificio, que acoge la sede de la asociación de vecinos se levantó en 1968, cuatro años después de que se fundara el propio poblado por un sacerdote, el padre Villa.

En cuanto centro del culto evangélico (la gran mayoría de los residentes del poblado siguen esta confesión) se abrió hace siete años, y recibe la visita de predicadores que van rotando cada cierto tiempo.

Las obras siguen avanzando. A primeros de mes el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, y la edil de Justicia Social, Silvia Longueira. Esta última recordó la importancia que tiene el inmueble como eje de la vida comunitaria: “A mellora das súas condicións é vital para garantir a dinamización e  tamén a dignadade desta parte da cidade”. 

Más de 300.000 euros 
El Ayuntamiento está invirtiendo más de 300.000 euros en arreglarlo y redistribuir el espacio del interior en aulas, despachos, salas de usos múltiples, aseos y almacenes, además de electricidad, telecomunicaciones, y una nueva cubierta que proteja mejor de la humedad.
En la primera reforma en serio que se acomete en el edificio desde que se levantó en la década desde los sesenta, sin contar las que llevaron a cabo los propios vecinos del poblado de forma espontánea: un porche frente a la entrada principal y una lavado de cara de la iglesia de Nueva Jerusalén.

La comunidad evangélica de O Portiño podrá pedir el centro social para el culto