El comercio exige que los planes locales incorporen su experiencia a pie de calle

Copia de El Ideal Gallego-2015-10-15-007-67682224
|

La Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC) tiene una larga lista de propuestas para impulsar la afluencia de público a la ciudad, que ha fraguado a base de años de trabajar de cara al ciudadano y al turista. Ayer el presidente del colectivo, Antonio Amor, tuvo la oportunidad de trasladar esas ideas de lo más variopinto al alcalde, Xulio Ferreiro, y al concejal de Emprego e Economía Social, Alberto Lema. No obstante, el asunto sobre el que pivotó todo el encuentro fue la exigencia de los comerciantes de que su voz y su experiencia sean escuchadas y tenidas en cuenta a la hora de proyectar acciones y planes. 
El encuentro de ayer era una toma de contacto y, aunque no se llegó a ningún pacto concreto, la recepción permitió que el regidor conociese un poco de todos los aspectos que les interesaría potenciar a los empresarios. “Le expusimos que era una pena que no dispusiera de nuestra experiencia”, remarcó el presidente de la FUCC, Antonio Amor, que acudió acompañado de otros miembros de la junta directiva. 
Esa sensación de abandono o desatención en la primera campaña propia del Gobierno local, la de Samaín, fue la que provocó hace unas semanas el enfado de las 18 asociaciones agrupadas dentro de la entidad. Por ello, el máximo objetivo con el que acudieron al consistorio era hacerle entender a Xulio Ferreiro todo el valor que tienen sus aportaciones. 
“Nos dijo que su intención es barrer para el comercio de proximidad pero esas promesas tienen que transformarse en hechos”, destacó el representante del colectivo. 
Al hilo de esta solicitud, exigieron de nuevo ser atendidos y que se les permita “involucrarse siempre” porque “antes que comerciantes” se sienten vecinos,  con la ventaja de que tienen el contacto más real y directo con el resto de la ciudadanía. 
“Podemos hablar de la iluminación, de la limpieza, de la seguridad en los barrios... no solo de las tiendas”, remarcó amor. Ellos están todo el día en una zona, mientras los residentes se marchan a trabajar. Así le propusieron al regidor echar una mano en todo lo que sea necesario, y parece que esta vez el propósito se “recogió bien”. 
De hecho, los miembros de la FUCC no solo están preocupados por incrementar el nivel de ventas. “Le hicimos ver que estábamos en todo, en muchas historias”, dijo Amor. Ante el concejal del ramo, Alberto Lema, destacaron la necesidad de aprovechar más espacios de la ciudad como el Castro de Elviña o explotar de otra manera la gran afluencia de visitantes pareja a los partidos del Deportivo en casa. También le recordaron que hay que impulsar acciones para traer a gente de fuera de A Coruña.
La directiva salió satisfecha porque vio un cierto “compromiso” por parte del Ayuntamiento y prometió darle un nuevo “voto de confianza”.

El comercio exige que los planes locales incorporen su experiencia a pie de calle