La naturaleza recupera sus espacios y causa malestar en las primeras fases del desconfinamiento

Las escaleras de acceso a San Pedro están cubiertas de maleza | Pedro Puig
|

El periodo de confinamiento más estricto ha paralizado en cierto sentido a la ciudad, por lo que algunos servicios se han retrasado un poco en su actuación, tiempo suficiente para que la naturaleza haya reclamado su lugar, dejando imágenes en varios puntos de A Coruña en los que la maleza invade espacios urbanos.

Así, las zonas limítrofes de Los Rosales con el Monte San Pedro; el corredor de Novo Mesoiro, entre  las calles Ribeira Sacra y Fragas do Eume; o distintos espacios de Bens se han visto invadidos por la maleza.

Explica Manel Méndez, de la asociación vecinal de Novo ­Mesoiro, que en algunos espacios del barrio ya se procedió a la roza en días pasados, pero en ese corredor concreto entre las dos calles todavía no. “O problema, a diferenza do monte baixo ou dos parques, é que o corredor é no medio das casas e cando  se acumulan as plantas, a maleza, acaba xerando insectos e, ao estar ao carón das casas, acaban afectando aos primeiros pisos”, explica.

Ya han solicitado, de manera telématica, al Ayuntamiento que proceda lo antes posible a la limpieza, porque “agora que vén mellor tempo, vai crecer máis o matoxo e precísase unha roza inmediatamente”.

Apunta Méndez que este es un trabajo periódico y que a esta zona ya le habría correspondido de no haberse decretado el estado de alarma. “É lóxico que non se fixera, debido á situación na que estamos”, comenta. Pero, piden que se realice el trabajo lo antes posible, ya que esta es zona de paso entre ambas calles, una de las cuales es la que alberga más comercios y servicios.

En los próximos días
Desde el Ayuntamiento explican que los trabajos de limpieza y mantenimiento de este tipo de espacios ya se retomó y que, en los próximos días le tocará a estos últimos.

Apuntan desde María Pita que estas zonas de Mesoiro, Bens o San Pedro de Visma han tenido que ser las últimas, pero se procederá a su limpieza cuanto antes.

En alguno de estos sitios el estado de descontrol de la maleza ha quedado patenten en cuanto se comenzó a poder salir a realizar los paseos. Por ejemplo, la cercanía de Los Rosales al Monte San Pedro, hacen a este último idóneo para caminar, pero para acceder a él hace falta subir por unas escaleras escondidas, casi por completo, debajo de la vegetación que ha crecido.

La naturaleza recupera sus espacios y causa malestar en las primeras fases del desconfinamiento