Los pisos pequeños tienen mucha demanda en el mercado de alquiler pese a resultar caros

En barrios como la Ciudad Vieja se pueden encontrar pisos reducidos | quintana
|

El mercado inmobiliario de pisos de tamaño reducido para alquilar en A Coruña no llega al nivel de grandes capitales, como Madrid o Barcelona en donde se alquilan también infraviviendas, pero sí existe una buena bolsa de apartamentos y los profesionales aseguran que hay demanda para ellos. La razón no es –como en esos lugares– que ya no haya nada que alquilar o que estos espacios tengan precios más asequibles sino que existe una demanda porque son “muy cómodos” a la hora de limpiar y no acumular demasiados objetos.  
Un análisis rápido en diferentes plataformas inmobiliarias muestra que en A Coruña hay un buen número de pisos de 40 metros cuadrados e, incluso, menos que se ofertan para alquilar. La posibilidad de mudarse a una de estas minicasas existe en Herrerías con un piso de 34 metros cuadrados por 680 euros mensuales, con 38 metros cuadrados en Médico Rodríguez pagando una renta de 650 euros o Juan Flórez, donde lo mismo se encuentran hogares de 15 metros cuadrados que de 35 o 40 hasta propiedades inmensas. Los costes son igualmente variables y abarcan desde 350 euros, hasta 550 y 450, respectivamente. En algunos puntos de la localidad el metro cuadrado sale por la friolera de 18 euros. 
La lista no es interminable pero casi, aunque los casos en los que hay propuestas por debajo de los 20 metros de espacio vital son anecdóticos. El mercado de este tipo de inmuebles es amplio pero una gran mayoría están ocupados porque existen solicitudes, con independencia de que en el municipio la opción pueda salir más cara que decantarse por un lugar más amplio. 
“Los pisos con un salón-cocina, una habitación y un baño son muy cómodos”, razona la vicepresidenta del Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Galicia , Carmela Lavandeira. Además, hay quien ha reformado sus bienes para que resulten más atractivos pese a que las cuotas se disparen hasta los 650 euros al mes en muchos casos y a los 500 fácilmente. 
Gente sola o parejas 
La experta concreta que el público objetivo de este tipo de inmuebles es “gente que vive sola o parejas” que prefieren esta fórmula porque no pasan mucho tiempo en casa. También los ocupan estudiantes o trabajadores que se desplazan a la ciudad durante la semana y tienen a la familia en otro lugar. 
Lavandeira puntualiza que con la normativa actual “no se permite construir pisos de menos de 40 metros cuadrados”, por lo que estos alquileres se explican “porque antes de la crisis se vendía todo y se construyeron pisos chiquititos” tanto en los barrios como en alguna reforma céntrica. Es decir, aunque en la Ciudad Vieja hay un stock notable, la mayoría de los apartamentos “tienen entre 12 y 15 años de antigüedad”. 
A nivel general, la representante del colegio reconoce que los intereses han variado mucho en estos años. Lavandeira recuerda que antes, como las familias eran mucho más grandes, había más interés por contar con más cuartos pero ahora “la media es de dos habitaciones porque se ha ido reduciendo el tamaño”. Advierte, no obstante, que esto no está reñido con los acabados de calidad o el lujo.

Los pisos pequeños tienen mucha demanda en el mercado de alquiler pese a resultar caros