El verdadero postre de las fiestas es el de Lañas

El Ideal Gallego-2015-04-20-011-d25e1b17
|

Si hay alguien que aún no haya probado el roscón de Lañas, se pierde la verdadera receta, “a de toda a vida”, apunta Manolo Montes, de la asociación de vecinos de Lañas.
Vecinos y visitantes se reunieron ayer en el entorno del centro cívico para celebrar la Festa do Roscón de Lañas, que ya va por su duodécima edición.
“A iniciativa partiu dos veciños, porque antes había máis panaderías”, apunta. Ahora, en la parroquia solo queda la de Agustín Fernández. Sin embargo, dos vecinos que antes tenían sus negocios en Lañas los han trasladado. Víctor a Cambre y Mari a Pastoriza, explica Montes.
Como vecinos y conocedores de la receta ancestral de este postre, los tres tomaron parte de esta feria que cada año reúne a cientos de personas. Todos los que se acercaron por la explanada pudieron degustar de forma gratuita el producto en cuestión, además de queso del país.
Si el roscón se suele asimilar con el día de Reyes, los vecinos de Lañas recuerdan que el de la parroquia “se vende todo o ano”. Es el postre de siempre, el que mantiene ese sabor que te hace regresar a las cocinas de leña. Ese conjunto de ingredientes que desconocen palabras como conservantes, colorantes o aditivos. “Era o postre que se poñía nas festas” y ahora, tiene su fiesta propia. Un homenaje para los artesanos que tratan la harina como materia de primera para realizar obras de arte culinarias.

Programa
Aunque al principio, cuando nació esta fiesta solo se celebraba el domingo por la mañana con los puestos de venta y la degustación, desde hace unos años, aumentaron una jornada de fiesta. De este tomo, el sábado, los vecinos de Lañas y de las parroquias y municipios colindantes disfrutaron de la sesión vermú, precedida de una pulpada “a fartar”.
El Dúo Calú fue el encargado de hacer que los asistentes rebajasen la cena a ritmo de canciones bien conocidas por la inmensa mayoría de los asistentes.
Lasñas retomó la fiesta ayer por la mañana. A las diez de la mañana los panaderos ya tenían abiertos sus stands para vender sus roscones. Todo estaba a punto para que comenzase la degustación del producto.
Probar, elegir y comprar de paso un roscón para casa. Ese fue el plan de algunos de los cientos de personas que se acercaron hasta el lugar.
Al medio día, se daba por concluida la duodécima edición de la Festa do Roscón. De nuevo, al ritmo del Dúo Calú.

El verdadero postre de las fiestas es el de Lañas